No eres lo que acumulas.

Eres lo que haces repetidamente.

La excelencia, entonces, no es un acto;

¡es un hábito!

Aristoteles & ValeDeOro

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Planificación para gente muy ocupada

Planificación para gente muy ocupada

La planificación semanal tiene dos objetivos:
1. Sé lo que me espera. Al revisar las actividades de la semana, incluyendo las recurrentes, es mucho más fácil priorizar. Sé cuántas tardes aún tengo disponible y es más fácil aceptar o rechazar invitaciones.
2. Mi pareja sabe lo que le espera. No tiene que recordar las actividades en conjunto ni tampoco las noches que le toca cuidar de los niños. Con un vistazo lo tiene comprobado.
Además, una vez hecha esta planificación mi cerebro se puede relajar: no hace falta recordar nada, está todo puesto sobre el papel (o la pizarra). Y si algo cambia, es fácilmente ajustable. Seguir leyendo

¿Volverías a tener hijos?

¿Volverías a tener hijos?

La mayoría de las decisiones que tomarás a lo largo de tu vida son reversibles de una u otra forma. Si el resultado no es lo que te esperabas, siempre puedes rectificar, cambiar de rumbo, darle otra vuelta o volver a la situación inicial. El puesto de trabajo que te agobia, la ropa que nunca te pones, el curso que al final no era lo que buscabas (o necesitabas): todo lo puedes cambiar, arreglar, eliminar o utilizar para otra cosa. Hasta los matrimonios fracasados se pueden disolver y las casas compradas en conjunto se pueden vender o alquilar. Quizás no es fácil, ni tampoco rápido. Pero es posible.

La única decisión irreversible es la de tener hijos. Seguir leyendo

Recupera tu energía: un repelente para el cansancio

Recupera tu energía: un repelente para el cansancio

Hay situaciones que me sacan de quicio. Y lo que más me molesta es que son situaciones tan insignificantes que cualquiera se reiría de mi si me quejara: las tijeras que no están donde las necesito, la lámpara con la bombilla demasiado potente, la puerta del armario ligeramente deslocada…

Son como mosquitos, estos pequeños inconvenientes. En vez de chupar sangre, chupan energía. Un mosquito casi no importa, treinta mosquitos te joden el día. Ha llegado el momento de recuperar tu energía. Seguir leyendo

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close