inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

A lo mejor ha dormido mal

“Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez, la falta de sueño, el hambre o una discusión matutina con la pareja”.

Esta mañana un coche me ha cortado el paso en una rotonda complicada. Una compañera ha pedido por segunda vez la extensión de una fecha de entrega. Mi pareja se olvidó de cargar su móvil (otra vez!) con lo que está incomunicado. Y la camarera tiene tan mal humor que por poco se me marchita la lechuga en el plato.

Son pequeñas situaciones del día a día que requieren paciencia y un respiro muy profundo. Y además son ejercicios excelentes para tu creatividad en descubrir otras razones ficticias que pueden explicar estos comportamientos de los demás. Es normal tomarse estas mini confrontaciones como algo personal. Así que tengo que recordar que yo no soy la protagonista de la vida de los demás: tendrán sus propias razones por estar enfadados / con prisa / despistados que nada tiene a ver conmigo.

El principio de Hanlon ampliado

“Nunca atribuyas a la maldad lo que puede ser explicado por la estupidez”.

Principio de Hanlon

Es fácil atribuir el comportamiento de los demás a la malicia o a und eso profundo de hacerte daño. La realidad suele ser mucho menos cinematográfica: a lo mejor el conductor de esta mañana salió tarde de casa y estaba en camino a una reunión importante. Quizás la camarera hace tres días no duerme porque su alergia no le deja respirar. Lo que Hanlon llama “estupidez” yo lo ampliaría a “circunstancias de la vida”.

¿Cómo estás de humor a las cinco de la tarde cuando te das cuenta que aún no has tenido tiempo de comer y el estómago se queja a lo alto?

¿Cuánta paciencia tienes con tu alrededor cuando te levantaste a las 6 de la mañana a pesar de que solo conseguiste conciliar el sueño a las 3 de la madrugada?

¿Cuánto cariño demuestras a tu alrededor después de que te ha reñido tu jefe?

Existen muchas situaciones en las que no luces tu mejor cara, independiente de la persona que tienes por delante. El problema no es la persona, sino tu situación personal.

¿Cuál es la razón más benévola que puedes encontrar?

Si un perro te ladra en el camino, ¿piensas que te quiere amargar la vida? Si un bebé llora, ¿te preocupa que te querrá machacar? Probablemente buscarás alguna explicación lógica que no tiene nada a ver contigo: el perro simplemente hace su trabajo. El bebé tendrá hambre, sueño, requiere que le cambien, … sea lo que sea, no es nada personal.

La próxima vez que estás a punto de amargarte porque otra persona no te ha tratado como lo esperabas, busca la razón más benévola que puedas encontrar. Al final de cuentas, el enfado te lo quedas tu. Quizás es mejor cambiarlo por un poco de empatía y seguir con tu propio día. De nada te sirve arrastrar el malestar generado por una situación que no puedes cambiar.

A lo mejor simplemente ha dormido mal…


Photo original: Vlad Ciule/ unsplash

3 respuestas a A lo mejor ha dormido mal

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo… entre pensar lo mejor o lo peor, entre ser tolerante o intransigente, entre ser demasiado confiado o demasiado desconfiado… entre esas elecciones en las pequeñas circunstancias que jalonan nuestra vida cotidiana… hay una gran diferencia… en el estado interno que nos autogeneramos. Ser benévolos en nuestros juicios e interpretaciones es altamente beneficioso para nuestra salud mental y emocional.

  2. No conocía el principio de Hanlon, y tu ampliación me parece muy acertada, lo hace bastante más aplicable a la vida diaria que el original.
    Una vez leí que todos estamos obsesionados con nosotros mismos, y que pensar que los demás hacen algo para hacernos daño y fastidiarnos no deja de ser consecuencia de que sólo pensamos en nosotros, lo más probable, como tu dices, es que las acciones de los demás tengan que ver exclusivamente con ellos, y poco o nada con nosotros. Vamos: nada personal.

    Gracias por el artículo,
    Pablo

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close