inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Tienes permiso para cambiar un hábito. ¡Solo uno!

vaso-de-aguaLos hábitos y las rutinas hacen la vida más fácil, porque ahorran energía. En vez de tener que decidir activamente cada actividad, puedes confiar en tu piloto automático. Imagínate si cada mañana tuvieras que decidir conscientemente en qué momento te vas a lavar los dientes. Al haberlo convertido en un hábito (por ejemplo, después de desayunar) ya no necesitas ocuparte de ello ni preocuparte de que se te pueda olvidar. La pregunta es: ¿cómo consigo los hábitos que facilitan el día a día?

Escoge un hábito

La pregunta más bien debería ser, ¿cómo consigo el hábito? Es muy difícil que cambies más de un hábito a la vez e intentarlo muchas veces termina en frustración. Tu primera tarea por lo tanto es escoger un solo hábito al que dedicarás toda tu energía. ¿Quieres acostumbrarte a levantarte a una hora en concreto? ¿Deberías tomar más agua durante el día? O quizás quieres empezar a hacer deporte, leer más, escribir más, pasar más tiempo con tu familia. Sea lo que sea, este mes, decídete por un simple hábito y comprométete a seguirlo durante un mes.

Prepara tu sistema de apoyo

Cualquier hábito necesita un recordatorio para activarlo. Puedes aprovechar este conocimiento para crear tu propio sistema de apoyo. Si has decidido hacer más deporte, prepara tu bolsa de gimnasia con antelación. Si quieres comer más sano, prepárate una lista de platos que te prepararás a lo largo de la semana y asegúrate de tener todos los ingredientes. Si quieres beber más agua, asegúrate de que tengas una botella de agua atractiva en la mesa de tu trabajo. También puedes incluir a una amiga o a un amigo en tus planes para que te recuerden lo que quieres conseguir. A lo mejor tu mejor amiga te puede llamar cada mañana a las 6h para recordarte que tú también quieres levantarte más temprano.

Hazte responsable de tu nuevo hábito

Al fin y al cabo eres tú quién tiene que hacer los cambios necesarios para que se cree tu nuevo hábito. Compartir tus intenciones con amigos es una forma de hacerte responsable de tu éxito. También puedes prepararte un calendario para poder marcar cada día que has cumplido con tu nuevo hábito. Solo tendrás que conseguir que no se rompa la cadena de las marcas diarias.

¿Qué hábito quieres crear este mes? ¿Qué ayuda necesitas para conseguirlo?

2 respuestas a Tienes permiso para cambiar un hábito. ¡Solo uno!

  1. Es verdad, cuando se intenta un cambio de hábito en grupo, se hace mucho más llevadero y se pueden compartir ideas para afianzarlo aún más, o bien recibir motivación de los otros “participantes” en momentos de debilidad.
    Un saludo

    • Quizás muchas veces el reto está en encontrar gente que tenga los mismos retos. Lo bueno es que muchas veces entre tus amigos ya habrá uno u otro que tiene la misma idea. Y sino, algún club, un meetup también ayudará.

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close