inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Cómo lidiar con la depresión pos-parto

[VDO] compartir contra la depresion

Ayer los gemelos cumplieron tres meses. Están creciendo muy rápidos, tal como todo el mundo me lo había avisado. Están aprendiendo nuevas cosas cada día, lloran, se ríen, juegan, descubren su mundo y a si mismo. Son una pasada… y a veces una pesadilla.
Hace tres meses que soy madre de mellizos. Hace tres meses no he dormido una noche entera, ni tampoco media noche. Si pillo cuatro horas me siento afortunada. Hace tres meses que para estar sola me refugio en la lluvia para que el sonido del agua cayendo me proporcione un espacio privado aunque sea por 10 minutos. Hay días que siento que ya no existo, que me he aniquilado y lo que queda es una sombra mía que suficiente tiene con sobrevivir.

La casa, los niños, el trabajo… y por cierto, una relación

No tengo depresión pos-parto, aunque sería la explicación más fácil y la que menos exige de mi entorno. Si fuera una depresión, se podría tratar con medicamentos. Nadie tiene que cambiar su comportamiento, con unas pastillas arreglamos el mundo. Lo que tengo es rabia. Rabia de las exigencias (auto)impuestas, rabia de que me tachan de exagerada cuando no puedo más, rabia de sentirme sola a cargo de dos niños que necesitan atención ahora, independientemente de los planes de los demás.
Es impresionante de lo que es capaz el cuerpo humano. A pesar del cansancio y de la falta de sueño aún funciono. El problema es que funcionar no equivale necesariamente a vivir. “Duerme cuando ellos duermen”, te dicen para después quejarse que la ropa no está lavada, que la cocina parece una zona de guerra y que todavía no has ido a comprar verduras. Se supone que “mientras ellos duermen” haces la compras, preparas la comida, te duchas, trabajas, intentas tener algo de vida social para no enloquecer… y duermes. Ya me dirás tú como se hace todo esto en intervalos de una hora, o con un niño en los brazos.
A estas alturas la frase “oye, acabo de llegar del trabajo y estoy cansado” de repente suena como una declaración de guerra.

El deber de cuidar de ti misma

Enfrentarse a la propia debilidad / imperfección / falta de sueño / soledad no es facil. Pero tu eres la única que puede cuidar de ti, porque eres la única que puede definir lo que necesitas. Nadie puede leer tus pensamientos ni prever tus necesidades (por conveniente que seria esto). Y se lo debes a tu(s) hijo(s) de cuidar de ti misma para poder cuidar de ellos.

¡Ojo! Mis recomendaciones son lo que me funciona a mi (aunque no siempre). Te los comparto para que te inspiren, sin garantías.

Duerme cuando ellos duermen

A veces esto significa que me voy a dormir a las 22 horas. O a las 14 horas. O a las 11 horas. Si puedes conseguir aunque sea una hora más de descanso durante el día, el mundo mejora mucho. Si, significa que esta noche otra vez habrá pescado al horno (preparación: 5 min), ensalada de lentejas (de bote) o pasta fresca. Tampoco habrás planchado ni hecho la compra. Paciencia.

Sal a caminar (con cochecito o mochila)

El sol tiene un montón de beneficios para ti y para los peques. Además es probable que se vayan a dormir en el cochecito y cuando llegues a casa ganas unos minutos para ti. Para mejorar la experiencia, escucha un audiobook o podcast.

Organízate ayuda

Iba escribir “pide ayuda”, pero llega un momento que acabas hasta los ovarios de siempre pedir lo mismo. Mi señora de la limpieza me soluciona en tres horas el agobio de toda una semana y el au pair me permitirá trabajar desde casa sin renunciar a la lactancia (ver siguiente punto).

Si tienes el espacio, acoge una au pair

Una Au Pair es una chica (o un chico) entre 19-25 años, normalmente de otro país, que vive en tu casa y te ayuda a cuidar de los niños a cambio de casa, comida, el idioma y un pago mensual (aquí puedes encontrar la tuya: aupairworld.com). Nosotros daremos la bienvenida a nuestro primer Au Pair dentro de 10 días.

Delega la comida (alias congela leche)

El saca-leches es un gran invento. Estimula la producción de la leche para que puedas congelar la sobreproducción y preparar tu huida temporaria. ¡La leche materna dura hasta 6 meses en el congelador! Yo ya estoy ahorrando leche para irme una noche a dormir en un búnker – 20 horas seguidas, mientras mi suegra se encarga de dar biberones con leche descongelada.

Proponte un reto para tener otro objetivo en tu día a día

Escribir postales, leer un libro (mientras das pecho), probar 21 días sin quejas, llamar a una amiga cada dos días (mientras caminas con el cochecito)… existen pequeñas cosas que pueden añadir algo de mundo adulto a tu día a día. No subestimes la normalidad para combatir la depresión.

Comparte tu(s) bebé

Por el momento llevo los mellizos a todas partes: a comer con amigos, al despacho de mi pareja, a las reuniones de la Asociación de Mujeres Empresarias, … Y si una amiga o compañera quiere jugar con uno de los niños, los comparto con gusto. Todos ganan: ellas juegan con los niños, los niños aprenden a socializarse y yo tengo un minutito para mi. Recuerda: se necesita un pueblo para educar un niño.

¡Come! Y bebe agua.

Si das el pecho recuerda que la leche materna es básicamente grasa derretida por lo que ahora no es el momento de hacer dieta. No te olvides de comer suficiente proteína y grasa (es fácil sucumbir a una dieta perpetua de yogur con muesli). La mantequilla es tu amiga, al igual que los huevos, el aguacate y, si comes pescado, el salmón.

¿Qué más me recomiendas para no sucumbir al mundo zombie?

4 respuestas a Cómo lidiar con la depresión pos-parto

  1. Hola Valentina supermama!me gusta mucho tu blog, empecé a seguirte estando embarazada y,cuando me dice mamá, se me cayó el mundo encima un poco al pensar que mis buenas intenciones y mis hábitos ya no dependían solo de mí..tenía que cambiar mi enfoque (cosa nada fácil como ya puedes comprobar..)Cuando contaste que ibas a ser mamá en el fondo pensé” bueno a ver qué tal le va.. que nos cuente..” Obviamente haces lo qe puedes, como todas, y de hecho de mi experiencia y reenfoque finalmnte hice un blog (ya te comente en algún post). Te mando un post qe quizás te ayude y mucho animo. Una cosa es verdad: casi que hay que empezar de cero y volver a hacerte a ti misma porque ,como dijo alguien, en cada parto nace una madre. Cuidate mucho
    http://minimamis.blogspot.es/1446186745/reconquista-tu-tiempo-libre-delega/

  2. Qué bueno leer este post. Yo hace cuatro meses que soy mami de mellizos, y ya tenía una de 3 añitos. Me siento muy identificada aquí, incluso con el marido que viene cansado aunque no se haga cargo ni en la noche… Ains el amor todo lo perdona. Precisamente paseando con el carro me llevé un podcast de una entrevista que te hicieron y me renovaste la energía. Ahora hago cursos online y MOOCs entre las tomas, las noches… Comencé un blog y tengo el sueño de empezar un negocio online en breve. No sé de dónde nos sale la energía a las madres pero es físicamente milagroso. Por desgracia los sacaleches no me funcionan (no lo sabía pero por lo visto no funciona en todos los pechos) así que ando un poco atada. Te mando mucho, mucho ánimo y mi enhorabuena, te comprendo bien.

  3. Hola Vale!!! que decirte no soy mamá pero si puedo ponerme en tu lugar a partir de mis amigas mamás, les veo y siento tan agotadas, pues todo lo que compartes en este post me parece genial sobre dejarse ayudar! y es lo que más nos cuesta…compartir a tus peques es de lo más generoso a mis amigas les cuesta…quisiera estar ahi para que me los prestes, un ratito o más :)te mando un abrazote fuerte y con mucha energía de luz.

    Gracias por compartir, GRACIAS!

    Deva

  4. Saludos Valentina. Te comprendo perfectamente, porque soy madre de una pequeña de tres años. Y sé cuanto nos cambia la vida ser madres. Aprendiz de escritora y estudiante de medicina en el momento en que tuve a mi bb, tuve que reorganizarme, sobretodo después de convertirme en mamá soltera y encontrándome en un país sin mi familia. Lo más importante creo que es establecer prioridades, (que la cocina esté impecable no es una prioridad ahora y si a alguien le molesta pues le damos el frasco de lavavajillas con nuestra mejor sonrisa, je je je) y cuidarse mucho más que antes, cuidar de mi misma fui algo que aprendí luego de ser mamá cuando constaté con terror que mis fuerzas tenían un límite.

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close