inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Detalles de un “hábito slow”

empezar

La filosofía slow es la respuesta a un mundo de consumo rápido e inmediato. El slow food celebra los alimentos de proximidad y la cocina con cariño. La slow fashion promociona a los diseños sostenibles y los materiales ecológicos o reciclados. El concepto slow requiere una reflexión qué va más allá de los resultados inmediatos (una prenda, un plato) y toma en cuenta su gusto, su textura y el impacto sobre el entorno. Entiende que la calidad es el resultado de un proceso de aprendizaje y maestría.

Al igual que tus hábitos.

El mito del cambio inmediato

¿Cuándo fue la última vez que quisiste cambiar algún hábito en tu vida? ¿El año nuevo? ¿Tu cumpleaños? ¿El nuevo año lectivo? Normalmente estos propósitos se presentan de la siguiente manera:

  • A partir de mañana iré cada día al gimnasio.
  • Hoy dejaré de fumar.
  • Mañana empezaré a levantarme temprano.

En el fondo se trata de la creación de nuevos hábitos, hábitos que te pueden ayudar a crear tu propio éxito, ya que te proporcionan más energía o más tiempo (o ambos). Sin embargo, el simple propósito no es suficiente.

Todos conocemos aquel amigo de un amigo que dejó de fumar de un día al otro. O aquella conocida de tu vecina que antes ni conseguía subir las escalera y acaba de correr su primera maratón. Estas historias vienen acompañadas con la mítica frase del “es que un día decidí, que…”, creando la ilusión que todo lo que necesitas es tu motivación. Si no lo consigues, la fracasada eres tú.

La clave está en los detalles

No me lo creo. Si la simple decisión fuera suficiente, no harían falta más propósitos de año nuevo. Las habrías cumplido hace años. En la vida real, los hábitos requieren su tiempo (algo poco popular en este mundo de los resultados instantáneos) y su preparación.

Si quieres ir al gimnasio: ¿en qué horario irás gimnasio? ¿Cómo llegarás? ¿Cómo te aseguras de tener el material contigo? ¿Qué harás en el gimnasio? ¿Por cuanto tiempo? ¿Tienes suficiente tiempo todos los días? ¿Lo puedes incluir en alguna rutina que ya conoces? ¿Los días que no puedes ir, harás alguna actividad alternativa? ¿Todos los días también incluye los fines de semana?

Si estás preparada, tu cerebro no te puede pillar de sorpresa.

Desarmando las propias excusas

Los detalles son tan importantes, porque son la base de las excusas que indudablemente surgirán el momento que empiezas a poner tu nuevo hábito en acción. Recuerda, tu cerebro prefiere que todo se quede tal como está ahora, es menos trabajo para él. Si le pones fácil de fabricar una excusa, tus propósitos desaparecerán como el rocío por la mañana.

La próxima vez que te propones algo, fíjate en los detalles. ¿Qué puede ir mal, y cómo te puedes preparar por ello?

[box]Si quieres conquistar finalmente aquel hábito que tanto te cuesta, echa un vistazo al nuevo curso de creación de hábito. A partir del 8 de abril podrás contar con mi ayuda personal para poner en marcha un hábito de tu selección (y incluirlo en tu vida, una vez por todas).

Aprende a crear tus hábitos para el éxito. [/box]

4 respuestas a Detalles de un “hábito slow”

  1. Gracias Valentina. A mi me funciona muy buen agendarla como si fuera un compromiso conmigo misma -que por supuesto lo es- así, desde la mañana en que organizo mi día, ya voy visualizando y gestionando mentalmente mi día.

  2. ¡Saludos Valentina!

    Quería hacer una pregunta, se que quizá no viene mucho al caso porque para eso haces todos los cursos sobre hábitos y todo -si tuviera una mejor situación económica seguro que me apuntaba- pero bueno, yo la lanzó al aire y tu decides si responder.

    ¿Que haces cuando, aun planeado todo un nuevo hábito, de golpe tu vida se pone patas arriba? Es decir, yo por ejemplo quería coger el hábito de ir a la biblioteca por las tardes a estudiar, porque en mi casa es complicado ya que siempre hay mucho ruido y en fin.. no es buen sitio. Pero, en menos de una semana, mi familia me requiere para ayudar con mi sobrino por las tardes.

    ¿Reorganizas todo lo planeado? ¿Es mejor dejarlo para cuando estés libre de esa obligación? Hace mucho que te leo y gracias a ti tengo claro que no todo es cuestión de proponerselo, que hay que establecer bien la rutina, conocer el mejor momento, cuidar los detalles.. ¿Pero cuando tooda tu rutina cambia de forma extraordinaria, que se puede hacer?

    Mil gracias de antemano por leerme.

    ¡Un abrazo!

  3. Gracias Valentina por tus consejos.
    Estoy totalmente de acuerdo en que es muy importante preparar los detalles del nuevo hábito. Cuando quiero cambiar algo suelo hacer un poco de investigación antes para encontrar la mejor manera de llevarlo a cabo (tu blog y otros similares suelen ayudarme a menudo) y sobre todo me centro en los beneficios que me reportará, y lo escribo para hacer un seguimiento.
    Entre otros hábitos que suelo proponerme mensualmente, ahora estoy con un hábito realmente muy “slow”, dejar mi cabello sin tintes. No es fácil, ya que los resultados a corto plazo son muy malos, pero sigo centrada en los beneficios a largo plazo para ayudarme con la transición. Llevo ya 6 meses 🙂

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close