inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Dime que no… para que el si valga la pena

La calidad de tu "si" depende de la cantidad de tus "no's"

Si no te sientes orgullosa por hacerlo, no lo hagas.

Si no puedes hacerlo bien, no aceptes el trabajo.

Si te distraerá de lo importante, déjalo pasar.

Si no sabes por qué quieren que lo hagas, pregunta.

Si tendrías que esconderlo de tu madre, reconsidéralo.

Si te beneficia a ti, pero no a la gente que te importa, recházalo.

Si estás siguiendo a las masas, no es suficiente.

Si crearía un hábito que te costará a largo plazo, no lo empieces.

Si no te hace avanzar, espera un momento y cambia de dirección.

El corto plazo siempre parece urgente. El corto plazo te tienta con hacer concesiones, hacerlo solo esta vez. El corto plazo te susurra que una vez es nada, siempre podrás rectificar más adelante. A veces es difícil recordar que a largo plazos los “no’s” bien empleados son lo que más te permiten avanzar.

Claro que también tendrás que decir “si”, siempre y cuando estás a punto de crear algo que habrá valido la pena. Y la cantidad de tus “no’s” será el factor determinante para saber si tendrás tiempo para este “si”.

————
Adaptado de “On Saying No” de Seth Godin:

¿Te ha gustado? Compártelo:

2 respuestas a Dime que no… para que el si valga la pena

  1. Gracias por este post sencillo y concreto. Me encuentro ante una toma de decisiones importante y los criterios que mencionas me han servido mucho

Deja tu respuesta

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close