inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Gestionar el dinero en pareja

La relación con el dinero es algo muy íntimo y muy importante. Nadie te enseña cómo gestionarlo, así que te tienes que guiarte con el ejemplo (para bien o para mal) de tu propia familia, con pocas referencias y opciones para elegir. Y a tu pareja le pasa lo mismo. El reto está en gestionar el dinero en pareja de forma consciente, teniendo en cuenta no solo las diferencias en el nivel de ingresos, sino también las emociones que giran en torno al dinero.

¿Mitad y mitad o proporcional?

¿Quién paga la cena? ¿Qué tipo de regalos os hacéis? ¿Quién invita a quién al cine? ¿Y qué significa “invitar” en este contexto? Al principio estas cuestiones se suelen resolver sobre la marcha. Se vuelven visibles conforme las vidas cotidianas se entrelazan cada vez más hasta ir a vivir juntos o discutir inversiones importantes en pareja (un piso, un coche, unas vacaciones). ¿Qué opción has elegido con tu pareja? ¿Ha sido una decisión consciente?

Opción 1: Mitad y mitad. Todos los gastos comunes se dividen por la mitad a no ser que se haya ofrecido uno de los dos a pagarlo de forma cortés. Para facilitar la gestión, muchas parejas optan por abrir una cuenta en común en la que cada uno ingresa un valor fijo cada mes para afrontar los gastos. Suele ser la primera solución, especialmente cuando los ingresos están en un nivel parecido.

Opción 2: Proporcionalmente. Cada uno contribuye de acuerdo con su nivel de ingresos. En caso de una diferencia muy grande entre los salarios, esta opción puede dar estabilidad en momentos de incertidumbre: un cambio de trabajo, el cuidado de los niños, un proyecto de emprendeduría de uno de los dos. Si no habéis hablado del dinero hasta este momento, ya va siendo hora.

Ingresos, miedos y expectativas

El dinero no solo es un medio de intercambio. Su disponibilidad o escasez tiene un impacto directo sobre nuestro bienestar. En las relaciones sociales además conlleva un aspecto de poder, que al ignorarlo puede generar mucha incertidumbre. ¿Cómo te sentirías si de repente tuvieras que afrontar los gastos familiares a solas? ¿Cómo te sentirías si de repente dependieras de tu pareja para invitarla a una cena? ¿Estarías cómoda al saber que tu pareja está renunciando a su carrera por vuestros hijos / por tu lugar de trabajo / por lo que sea? ¿Te imaginas que algún día la situación se podría invertir y de repente ser tú la que contribuye menos?
“Ya lo gestionaremos” no es la solución.

Hablando del dinero en frascos

Una alternativa es dividir el dinero en un sistema de frascos, destinados a ámbitos concretos de la vida en pareja. La idea es muy simple: Cada mes, los ingresos de cada uno se dividen entre los botes comunes y los botes personales. Con eso una parte (proporcional) del dinero queda destinado a la gestión de los gastos en pareja y cada uno sigue teniendo dinero para cosas individuales (hobbies, cenas con amigos). En el ejemplo que he puesto a continuación cada persona destina 60% de los ingresos a los botes comunes y se queda con 40%. Los botes comunes pueden ser los clásico, como explicado en la entrada sobre como gestionar el dinero sin banco, aunque lo podéis ajustar a vuestras necesidades – siempre incluyendo los ahorros para la libertad financiera (el FFA) y los ahorros a largo plazo (el LTSS).

De igual forma, cada miembro de la pareja ahora divide su propio dinero en sus botes definidos. No habrá el bote de necesidades (NEC), ya que está cubierto en la gestión conjunta. A cambio puede que añadas otros frascos a tu selección, como un presupuesto específico para regalar rosas a tu pareja.

dinero en pareja

Hablar del dinero es una tarea difícil. Probablemente no estás acostumbrado a discutir tus ingresos, ni tu raciocinio al hacer compras con nadie. Como en muchas cosas, solo hace falta práctica. La ventaja y el reto de apartar y dividir una parte de los ingresos para la gestión comunitaria te ayuda en esto: empezarás a comunicarte con tu pareja sobre cómo valoráis el dinero. ¿Qué entra en “necesidades? ¿Costes de transporte y alquiler entran? ¿Si a ti te encanta el té y él insiste en comer carne, computa como necesidad o va por separado? ¿Y los productos de higiene? ¿Y de belleza? ¿Por qué te parece que una cosa entra y la otra no?

Dependerá de cada pareja hasta dónde unificáis los gastos. No hay respuesta correcta o equivocada, sino el comienzo de una comunicación constante entre los dos para llegar a un equilibrio sin que nadie se sienta inferior o superior a causa de sus ingresos.

¿Cómo gestionas el dinero con tu pareja?

4 respuestas a Gestionar el dinero en pareja

  1. Hola Val:

    Aquí va mi testimonio:
    Cuando mi marido y yo eramos novios yo invitaba a todo pues él estaba haciendo la mili y ganaba muy muy poquito. Luego vino su primer trabajo y no recuerdo como gestionábamos el dinero. Nos casamos y vinimos a Barcelona. Desde ese momento nuestros ingresos fueron a una cuenta bancaria conjunta. Después de 5 años decidimos que yo me quedaría con los niños que tenían meses y 1 año, pues él viajaba constantemente. Un sueldo nos da para vivir 4 personas ajustando los gastos. Yo no he vuelto a trabajar entendiendo por ello una acción remunerada pero siempre he sabido llenar mi vida con ocupaciones altruistas y solidarias. En fin. que somos un equipo y las decisiones las tomamos como tal. Y cada primero de mes mi marido me pregunta: ¿Hemos cobrado?

    Un abrazo!!

  2. Nosotros con mi esposo convivimos hace 18 años y siempre el dinero de ambos ha sido depositado en una cuenta comun y cada uno ha sacado lo que ha necesitado sin rendir cuentas solo avisando y o consultando cuando se trata de cifras importantes o si queda poca plata jejeejej. Saludos y besos

  3. En nuestra experiencia como matrimonio nos ha servido mucho el tener un prepuesto para cada gasto (transporte, supermercado, entretenimientos, tocador, gastos fijos, etc); para esto estudiamos los gastos que teníamos mensuales por un buen tiempo y le colocamos a cada uno un monto fijo (supermercado $xxxx, gastos fijos… Luz $xxx,etc); así, establecimos un presupuesto fijo para cada ítem y no gastamos en cosas de más, si no se gasta el dinero según el ítem, éste dinero financia otro gasto del mes que supera el monto pactado o, se ahorra el dinero en el mismo ítem y pasa al siguiente mes.

    El dinero que ambos recibimos sin importar quien recibe más o menos, hace parte de un fondo mutuo. Todo se dialoga, se analiza mes a mes en nuestra planilla de ingresos y egreso diarios y mensuales, en qué estamos gastando o ahorrando? y así, poder mirar opciones y tomar acciones para e invertir.

    Que no todo sea gasto, porque el dinero a veces lo podemos gastar en cosas que muchas veces no necesitamos, ni volvemos a usar.

    Y como experiencia no hay como que cada uno sepa en qué se gasta el dinero, lo mío es tuyo y viceversa, somos uno como familia.

  4. En mi caso lo tengo fácil, yo soy el único que aporta ingresos así que todo lo pago yo. Aunque las cuentas las lleva mi mujer que administra bastante mejor que yo 🙂 Si ella tuviera ingresos, yo creo que haríamos lo mismo que han comentado los demás, iría todo a una cuenta conjunta y de ahí se paga lo que vaya haciendo falta siempre de mutuo acuerdo.

    Cuando me ingresan la nómina yo también digo “hemos cobrado”.

    Saludos

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close