inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Minimalismo y el dinero

El otro día una amiga me preguntó si aceptaría trabajar por menos dinero simplemente porque he reducido mis gastos. Claro que no. Primero no, porque mis gastos no tienen nada a ver con el valor de mi trabajo. Se me paga por el valor que tengo para la empresa, no por los gastos que tengo en mi vida privada. Tampoco conozco a nadie que reciba un aumento de salario porque ahora tiene hipoteca.

Hay gente que cree que el minimalismo es simplemente una etiqueta más fashion para los que no quieren gastar dinero (tacaños). Igual que la crisis inspira a muchos directores de RRHH de rebajar los salarios de entrada en su empresa (y de paso matar la motivación), el minimalismo es percibido como la respuesta del otro lado. Pero la vinculación entre minimalismo y nómina es un poco más complicada, justamente porque en el minimalismo la nómina no es la única razón de vivir. Pero eso no significa que no tenga ningún mérito o que no importe.

Quizás ayuda una alegoría: todos necesitamos agua para que nuestro organismo funcione debidamente. Pero eso no significa que debemos enfocar todas nuestras energías en conseguir más agua para tomar. Para vivir bien se necesitan otros ingredientes, ya que solamente a base de agua tampoco es saludable. Para la mayoría de las personas entonces la fuente principal de dinero es el salario mensual. Pero eso no significa que la vida entera deberá gravitar alrededor de este salario.

Resulta que el organismo no solo necesita el agua para hidratarse, sino que el agua también ayuda a mejor procesar nutrientes de otras fuentes. Muchas vitaminas necesitan de agua para poder disolverse. De igual manera el salario también sirve como facilitador para muchas actividades que sin este salario no podería permitirme.

Por lo tanto no se puede decir que se gasta menos simplemente por el facto de pensar como un minimalista. Lo cierto es que aprendes a gastar con criterio. En vez de consumir cosas que necesitan producción, transporte, y que acabarán en la basura al cabo de un tiempo, yo y muchos otros minimalistas hemos decidido de gastar el dinero en experiencia y causas:

  • cambio la salida de compras por un día escalando arboles
  • estoy aprendiendo a tocar el chelo
  • invierto en una alimentación esctrictamente ecológica para apoyar este sector en España y para salvaguardar mi salud y la de mi familia
  • compro libros electrónicos para apoyar a otras personas que cambian el mundo
  • apoyo a pequeños emprendedoras via Kiva.

Pensandolo así, en realidad no necesito menos dinero. Solo tengo otras prioridades.

En el caso de muchos minimalistas ahora se da una situación muy curiosa (y algo contradictoria a lo que pensaba mi amiga): por definir bien que es lo que vale la pena, por saber que es lo que hace una diferencia a nivel del trabajo diario y por concentrarse en lo que realmente lleva a la organización un paso más hacia la excelencia, por dar a la empresa el regalo de un trabajo de calidad mucho superior a la media, es por esa razón que muchos minimalistas son capazes de crear algo único y de ser reconecidos por su excelencia. Lo que acaba provocando que si tu les pagas mal, tu competencia se te los llevará.

Así que quizás la pregunta de mi amiga tiene mérito al reformularla: La pregunta no es si aceptaria hacer el mismo trabajo por menos dinero porque necesito menos. La pregunta es si puedo permitirme acceptar otro trabajo simplemente porque me da la gana, aunque no implique el aumento de 20% que se recomienda para un cambio voluntario de trabajo. Y en este caso la respuesta es claramente si.

No creas que por minimalista no sé apreciar un salario justo. La diferencía es que no haré de ello la única medida de vivir mi vida. Lo utilizaré para ayudar a otros. Y ese último es la razón por la cuál algunos minimalistas se lanzan a la aventura de trabajar de autónomos, sin la red de seguridad de una nómina estable. Pero eso ya lo trataré en otra entrada.

PS: Este último argumento está fuertemente inspirado por Seth Godin’s libro Linchpin – Eres imprescindible.

—-
Photo: credit

2 respuestas a Minimalismo y el dinero

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close