inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Mi mundo perfecto de publicidad

Cada compra que haces es un voto por el mundo que quieres. En mi pequeño mundo perfecto no existe publicidad que te ofrece cambiar de móvil cada año, porque la mayoría de las personas prefieren aprovechar al máximo lo que ya tienen. Cuando una prenda se deshace después de medio año de uso, la empresa tiene obligación moral de cambiar la prenda para no perder su credibilidad. Las personas se informan sobre los materiales primarios de sus compras y hacen preguntas antes de comprar. Prefieren comprar menos, pero que dure más. Como la calidad es el indicador más importante, las personas se gastan más dinero por producto, pero compran menos productos en total.

Hay gente que me dice que con esto nuestra economía se colapsaría. Que se perderían muchos trabajos. Que entraríamos en recesión. Porque la ecuación es muy fácil, parece:

Las empresa producen con la ayuda de sus trabajadores –> Lo distribuyen con la ayuda de la publicidad –> Las personas compran los productos. –> Para pagarlos trabajan en las empresas –> La empresas producen más para poder vender más.

Ahora, si las personas dejan de consumir, sea porque están en paro, sea porque se han pasado al consumo crítico, sea porque han decidido que no necesitan cambiar de móvil cada año, entonces el sistema entra en crisis.  Algunas empresas reaccionan pidiendo ayuda a los estados, alegándo la pérdida de puestos de trabajos si el Estado no encuentra una solucións.

Pero también hay otras empresas que están creciendo no a pesar de estos cambios de comportamiento, sino a causa de la crítica creciente de los consumidores. Generalmente son empresas más pequeñas que han aceptado su responsabilidad por los efectos que tienen en la sociedad y el medio ambiente. Como dice Satish Kumar no existe economia (o sea empresas) sin ecología, porque si se acaba el mundo no hay por donde sacar las ganancias. Y como el mundo se vuelve cada vez más pequeño, cada vez será más difícil de externalizar los efectos nefastos de la producción a otros países.

Para cambiar de paradigma se necesita cambios de comportamiento desde los consumidores, pero también respuestas más sostenibles desde las empresas. Los consumidores ya están reaccionando. Con la crisis la gente está disminuyendo sus compras. Es interesante que también las personas que no están en paro y que siguen con unos ingresos importantes han disminuido sus gastos. La incertidumbre de una economía en crisis ha dado el primer impulso para que repensemos el consumo.

Desde las empresas ahora se necesitan productos que puedan satisfacer esta demanda latente para productos de alta calidad. Pero para esto las empresas tienen que cambiar su forma de publicidad, alejándose del habitual “compra ya porque es barato” hacía un “invierte en esto, porque te durará más y a largo plazo te saldrá más a cuenta”. La demanda solo necesita despertarse. Y poco a poco también ya hay una oferta en el mercado. Pero poca gente sabe de esta oferta. Por ejemplo, en España la alimentación ecológica no se vende en los grandes supermercados, como ya pasa en Francia o Alemania. Por lo tanto mucha gente nunca se ve ante la opción de cambiar de padrón de consumo, aunque sea por curiosidad. Como habría que entrar específicamente en una tienda bio para conseguir estos productos, el argumento “ah, pero bio es muy caro” sigue favoreciendo a las empresas que no se preocupan demasiado por su impacto.

El próximo proyecto valedeoro: El libro Minimalismo Anticrisis (ya tienes tu copia?) ha sido muy bien recibido. Trata de estrategias claras que tú puedes utilizar para vivir una vida más plena enfocando tu tiempo, tus pertenencias, tu energía a lo más importante. Pero hay una pregunta que se repite: quieres consumir más sostenible, pero no sabes dónde encontrar los productos? Para ayudar a responder estas preguntas he decidido cambiar el ordenador por la calle. Voy a entrevistar los dueños de diferentes tiendas sostenibles para presentar aquí su visión del mundo del consumo responsable. Mañana tengo un encuentro con la responsable de la tienda Flow en Barcelona.

Si tú conoces alguna tienda en Barcelona/o online que quieres ver presentada aquí,  entonces avísame con un comentário, con un tweet a @valedeoro, o al email info(arroba)valedeoro.es.

—-
Foto: elsamu / flickr

Una respuesta a Mi mundo perfecto de publicidad

  1. Igual que ahora existe cierta sensibilización generalizada hacia temas medioambientales (algo que no sucedía hace unos años), creo que en los próximos tiempos habrá un tremendo auge del “consumo crítico”.

    En mi opinión, el consumo crítico no provoca la destrucción de empleo porque la producción sostenible implica crear artículos de muy buena calidad, que duran mucho tiempo y eso conlleva menor número de unidades producidas. Un sólo empleado le da a un botón y una máquina saca 1000 pastillas de jabón industrial a la hora, pero para producir 500 pastillas de jabón artesanal en base a productos naturales se necesitarían muchos más empleados (me he inventado los datos pero creo que pueden servir). Como resultado tenemos más empleo, menos unidades de producto y mucha más calidad.

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close