inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

La economía del “no compré”

El acto de la compra está muy integrado en nuestra cultura, quizás por eso el minimalismo se relaciona tanto con el rechazo de las compras. Al abogar por la compra inteligente que cuestiona la necesidad de muchas adquisiciones compulsivas, el minimalismo crea su propia economía; la economía del “no compré” que repercuta en tu bolsillo y por lo tanto en tus posibilidades de optar por productos de mejor calidad.

La lista de compras negativas

if we don't have it you dont need it
Si no lo tenemos, no lo necesitas.

Una compra negativa es una compra que pensabas hacer y que por alguna razón decidiste no realizar. [Tuitéalo]. Puede que te diste cuenta de que en realidad no necesitas este cacharro. Tal vez encontraste alguna alternativa a la compra (alquilar, compartir, intercambiar). O quizás lo conseguiste de segunda mano, así que te salió más económico de lo que pensabas. El resultado es parecido: tienes un dinero entre manos que no has gastado. Anótalo en tu lista de no-compras y pon el dinero en una cuenta de ahorros o en un frasco de mermelada fuera de tu vista.

¡Ojo! Tus compras negativas solo entran en la lista si has guardado el dinero destinado a estas compras. Si te lo has gastado ya en otra cosa, no cuenta.

Mejora tus pertenencias basado en el “no compré”

Poco a poco las compras negativas te ayudarán a crear un pequeño fondo de no-compré. Podrás utilizar este fondo para financiar las próximas vacaciones, para invitar a alguien que te inspira a cenar o a mejorar la calidad de las cosas que sí compras. Después de no haber comprado dos camisetas te podrás comprar una de algodón ecológico. Después de haber no-comprado el iphone, podrás invertir en el fairphone (y te sobrarán fondos). O puedes guardar el dinero, ganando en tranquilidad de vida sabiendo que estás construyendo tu propia red de seguridad.

El minimalismo no requiere que no compres nada. Simplemente te invita a comprar de forma inteligente para que lo que tengas se ajuste a tus necesidades y a tus exigencias de calidad.

¿Qué fue la última cosa que no compraste?

7 respuestas a La economía del “no compré”

  1. No recuerdo la última cosa que “no compré” porque normalmente medito mucho mis posibles adquisiciones antes de comprarlas. Quiero decir que, por ejemplo, veo una película que me gustaría tener, ahorro y mientras pienso si de verdad la quiero/necesito. Puede que en varias ocasiones haya sentido el impulso de pillarla, pero no lo haya hecho; no porque no la voy a comprar, sino porque espero un mejor momento para hacerlo. Funciono por “listas” para todo, me parece una forma racional y práctica de ordenar tus necesidades y prioridades para no caer en compras innecesarias 🙂

  2. La única compra negativa que obra en mi haber es la del tabaco. Dejé de fumar hace poco más de tres años y, desde entonces, voy guardando el dinero que me gastaría si siguiera fumando -incluso actualizo los sucesivos aumentos de precio- y con eso me compro cosas que de verdad me apetecen: un libro, una cena, un billete de tren, etc.

    • ¡Que buena idea! Casi que me da ganas de ser ex-fumadora, que libros, cenas y billetes de tren también serían mis recompensas de elección.

    • ¡Enhorabuena! Por curiosidad: la hucha es perpetua, o la vacías una vez cada cierto tiempo para algún fin en concreto?

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close