inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Pasos hacia el minimalismo

Si me preguntas por mi filosofía en una palabra, pues sería minimalismo. En su forma de filosofía de vida es perfecto para unir tanto mi interes friki de productividad con mi convicción de que la sostenibilidad es lo que hará posible un mejor futuro para todos nosotros (también fuera del hemisfero norte).

Pero aunque la idea en sí ya la llevo conmigo desde hace tiempo, mi camino ha sido un poco más errático. Y se ha vuelto muy obvio solo después de haber traducido al Español el Arte de Ser Minimalista de Everett Bogue. También debo admitir que mi camino es altamente inspirado por un montón de blogs en inglés (Pablo tiene una buena compilación en su blog Vida Minimal). Y veo con muchas ganas que poco a poco se está formando también algo como una comunidad de habla española al respeto. Os recomiendo seguir a Miguel de Sabiduría y Vida en su experimento de un negocio minimalista.

Pero como muchas filosofías, el minimalismo no es algo abstracto. Hay que vivirlo. Y muy pocos se van directamente a vender todas sus cosas a emprender una nueva vida. Es un camino, y como se puede apreciar en muchos blogs de habla inglesa, es algo que hay que practicar día tras día. Step1Minimalist ha definido 4 fases en este proceso pasando por

  1. reducir el consumsmo, o sea la creencia de que el acto de la compra y de poseer más cosas te hará feliz
  2. dejar de competir con los vecinos/colegas/amigos por signos externos de riquezas
  3. reduciendo las cosas y dejando de gastar dinero en cosas innecesarias
  4. pasar el minimalismo a proyectos y la organización de vida para enfocarse en lo importante.

Aunque estos pasos se pueden definir como el camino minimalista por excelencia, no es necesario ni siquiera conocer que es el minimalismo. Yo solo me enteré del tema cuando ya reducí bastante el consumismo por el simple hecho de mirar muy bien en qué gasto mi dinero desde un punto de vista de responsabilidad social. Prefiero gastarme el dinero de una comida fast food en frutas y verduras ecológicas. Cuando necesito comprar una prenda nueva, exijo que se haya producido con máximo respeto al medio ambiente y los trabajdores (gracias Flow Barcelona). Cuando me invitan a una fiesta, prefiero llevar algún recuerdo que haya tenido un impacto bajo en el medio ambiente (por ejemplo mi famosa mermelada casera de fresones. A los anfitriones les encanta porque sabe bien y después de disfrutarla no ocupa espacio innecesario). Solo por mirar bien de donde sale lo que consumo ya se han reducido bastante mis gastos. Aunque gasto más en cada compra, ya no compro tanto y eso ha sido el cambio.

El proceso físico

Ahora sí, después de haber leído el libro de Everett Bogue me he entregado de alma al hecho de reducir mis pertenencias. Lástima que no lo hice antes de nuestra última mudanza, ya que les habría ahorrado bastante trabajo a los pobres hombres que tuvieron que cargar contodo. El proceso ha llevado unos 2 meses aproximadamente y el efecto en términos de tranquilidad es enorme.

Los libros.

He empezado con la estantería de libros y he donado/vendido la mayor parte de los libros. Los libros en español los he dejado en la biblioteca municipal. Los libros en otros idiomas los he dejado por parte en la sala de estar del trabajo y en parte en la “librería de intercambio” de mi tienda bio local, donde se puede intercambiar libros extranjeros.

La ropa.

El armario fue una de las fortalezas más duras de atacar, y debo decir que todavía hay bastante trabajo por delante. Lo mejor sería decidirme una vez por todas por un color base y solo aceptar cosas que combinan con este color. Mientras tanto por vía de una fiesta de intercambio de ropa he conseguido por lo menos donar una bolsa grande de mis cosas y solo intercambiarlo por 4 prendas. Mi plan ahora es hacer una re-evaluación cada 6 meses para ver las cosas que no he utilizado.

El papeleo.

Tenía archivado todavía las cuentas de telefonía del 2001, de cuando vivíamos en Alemania. Además un montón de material universitario que no he mirado desde hace años. Siempre los he guardado, por si algún día quizás lo necesite de nuevo. Ahora he decidido que si me pongo a estudiar de nuevo, probablemente ya habrá material más relevante… así que no vale la pena que ocupe espacio en mi estantería.

Los accesorios de belleza.

Igual que con la ropa, eso es algo que se puede compartir con las amigas. Esmaltes duplos, pendientes que ya no van con tu estilo, los 10 sombras para los ojos que nunca usas porque al final te quedas con los mismos tres colores. Ser generoso no solo ayuda a sentirse bien, sino que también ayuda a que el cuarto de baño esté menos lleno.

Lo mejor de todo este proceso no es solo la reducción de dependencia de cosas físicas, sino también el control que tengo al saber exactamente donde están las cosas. Se acabó el tiempo de búsqueda entre todos los documentos almacenados, porque ya sé donde está todo. La limpieza se hace más rapidamente porque hay menos superficies de difícil acceso. Y de paso el marido está feliz porque su mesa de trabajo ya no es invadida por mis documentos.

Lo psicológico

Una de las primeras cosas que he dejado después de leer el Arte de ser Minimalista fue la TV. Sí, veo Bones cuando tengo la oportunidad, pero ya no sigo a todas las otras series simplemente para estar en el sofá. En cambio estoy dedicando más tiempo al chelo, al perrito, al marido, bueno y a mi ordenador (¿para que voy a mentir?). El tiempo pasa más deprisa al llegar a un estado del flow (estar entregado en algún proyecto), pero también lo disfruto más.

A nivel social he limpiado mi cuenta de amigos de facebook para ver menos cosas en el newsfeed y para poder comentar más a las personas que me importan. Aunque debo decir que desde que tengo mucha cosasque me encantan, ya no miro tanto facebook. Se está volviendo un cliente de correo más (puesto que todo el mundo ahora manda mensajes via facebook, parece).

Minimalismos pendientes

Hay algunas cosas pendientes todavía que quizás, o no, las realizaré durante los proximos meses. A nivel filosófico me gustaría mucho ser vegetariana. Pero al otro lado me gusta bastante la carne. Por lo tanto voy a inspirarme en Ana de FacilDeDigerir que me ha alertado sobre la idea de ser vegetariano a medio tiempo, o sea entre semana si, y el fin de semana no. Es una buena manera de empezar poquito a poquito sin asustar los demás integrantes de la casa.

La cocina también necesita un poco de ajuste todavía. Igual que el cuarto de baño y la cómoda en el corredor. Da miedo solo pensarlo, pero me he dado cuenta que despacito, paso por pasito, se llega. Así que… paso a paso vamos a salvar el mundo. Y de paso vivir una vida más plena y más sana. ¿A que es una buena combinación?

18 respuestas a Pasos hacia el minimalismo

    • Gracias Pablo por pasar por aquí. Tengo tu blog ya en el lector RSS así que es muy probablemente que podamos nos inspirar mutuamente 😉
      Que tengas un lindo fin de.

  1. Hola Vale:

    A mí también me pasó que antes de conocer el término “minimalista” aplicado a la vida, ya había dado mis primeros pasos en ese sentido. Como tú, empecé reduciendo el consumo y volcándome hacia compras responsables.

    La alimentación también ha sido un cambio vital en mi vida que me ha impactado positivamente: tengo más energía, he fortalecido mi sistema inmunológico, he probado nuevos sabores, contamino y desperdicio menos. Yo nunca he acumulado muchas cosas, siempre me ha incomodado sentirme “llena” y mudarme varias veces de ciudad y casa me ha ayudado a ver la vida de una manera más práctica. Pero confieso, que lo único que atesoro son libros. Pero seguiré tu consejo y donaré varios a la biblioteca. Otra idea es comenzar un club de lectura donde se intercambien libros.

    Muchas gracias por la mención en el artículo.

    ¡Saludos!

    • Hola Ana, que alegría verte por aquí. Es muy cierto, cambiar de casa a menudo ayuda bastante en reducir las pertenencias. Sobre todo cuando no tienes ganas o tiempo para llevar demasiadas cosas en la mudanza. Creo que más diminuimos cuando nos venimos de Alemania a España, con el minibus de mis padres. Lo que no cabía tenía que quedarse. Muy buen ejercício.
      En cuanto a la alimentación, tu blog es una fuente de tantas buenas ideas! Muchas gracias por ello 😉
      Que tengas un lindo fin de semana!

  2. Hola Vale:

    Me encanta leerte, encontre tu blog por casualdiad en internet y ahora me considero fiel lectora…
    Estoy en el camino de poco a poco ir quitando cosas que sobran en mi vida (cosas materiales practicamente) y las cuales compré solo por el hecho de comprar, porque ahora me doy cuenta de que no eran necesarias.

    No es nada facil, pero quiero seguir intentando…

    Gracias por tu blog

    • Hola Nadia, que alegría verte por aquí y que gusto saber que te gusta mi blog. Ya verás, eso de reducir las pertenencias tiene cierto aspecto adictivo y poquito a poquito una se da cuenta cuales cosas son importantes y cuales no. Lo importante es que no te sobrecargues al principio. Al principio yo me dí la meta de escoger una cosa por día que no me iba hacer falta… una cosa al día no es mucho. Pero a largo plazo hará toda la diferencia.
      Suerte, y cuando quieras nos cuentas como te va.

  3. Genial post que resume muy bien. La verdad es que yo he empezado por lo primero: el minimalismo materialista, es decir, empezar a deshacerme de tooodos esos objetos que no utilizo apenas. Lleva tiempo, pero merece la pena, ¿verdad?

    Un abrazo

    • Gracias Miriam! Y vale la pena muchísimo, sobre todo si no te detienes en lo material y empiezas a re-evaluar lo que te importa en todos los aspectos.
      Y ahora, voy a mirar tu blog 🙂

  4. Hola
    Me ha encantado el blog. Lo estuve leyendo la seman apasada y como me gustó mucho la idea comencé a poner manos a la obra. Lo primero que he hecho a sido cambiar todo mi armario, me he quedado solo con 38 prendas, un poco más que las 33 teniendo en cuenta que son 38 no por temporada, sino únicamente 38. De lo que he sacado una parte se lo regalaré a mi hermana, son cosas que le servirán para la universidad, y la otra parte la voy a regalar a un proyecto que recauda ropa para un barrio afectado por un ciclón, donde la gente ha perdido todas las cosas. Haciendo esto em he dado cuenta de la cantidad de ropa que no me gustaba, que realmente no iba con mi estilo, que hacía un año que no me ponía, que el color me quedaba fatal y me lo ponía, porque bueno…estaba ahí…El siguiente paso serán mis libros, aunque siento que será mucho más fácil porque hace mucho que leo muchos e-books, y los libros en papel los solicito gratuitamente en una librería cercana. Seguiré leyendo tu blog. Besitos.

    • 38 prendas para todo el año! Lady Diana, me tienes impresionada. A este ritmo no creo que los libros serán un reto para ti. Y sobre todo: disfruta del camino. Que el minimalismo no es un fin en si, sino un método para que tengas tiempo y espacio para lo que realmente te importa.

  5. Este post me parece increíble! es una forma tan satisfactoria de vivir, la cual en cuanto cumpla la mayoría de edad me encantaría vivir. a mis actuales 16 años se ha convertido en una agradable experiencia ser minimalista, aunque apenas estoy empezando, pero el desprenderte de las cosas materiales me hizo sentir una persona mas libre y sin preocupaciones excesivas.

  6. Un blog que me viene genial para el tema que estoy trabajando. Mira tu por donde me había perdido este maravilloso lugar. Ahora te sigo y estaré pendiente de las actualizaciones.

    Felicidades 🙂

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close