inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

¿Reciclas o separas? La semántica que moldea la actitud

Contenedores de separar la basuraEste fin de semana encontré este artículo de Carolina acerca de la diferencia entre reciclar y separar la basura en casa. Recuerda de forma muy clara que reciclar significa aprovechar los materiales del residuo como materia prima para la elaboración de otro producto. Separar la basura es el acto de clasificar los residuos basado en sus principales materiales para que posteriormente sean reciclados. Y este reciclaje se lleva a cabo normalmente en plantas de reciclaje y no en el hogar.

Digo normalmente, porque sí que hay casos en los que el reciclaje se hace en casa, por ejemplo, con la ayuda de compostadores se pueden convertir los restos orgánicos en humus de lombriz. También la reutilización de botellas como floreros o soporte para velas puede ser una forma de reciclaje. Pero el simple hecho de separar los residuos de plástico de los de papel, no es reciclaje.

No subestimes el valor de las palabras ya que estas definen tu mundo

Lo que suena como una simple cuestión semántica tiene efectos más profundos. Las palabras que utilizamos definen como vemos el mundo y en consecuencia tiene un impacto directo sobre nuestros actos. En el caso de la separación y el reciclaje, esta diferencia es muy obvia:
En lineas generales el reciclaje es un proceso que ayuda al medio ambiente. La separación de residuos es un paso en este proceso. Por lo tanto: Decir que en mi casa reciclamos implica que ya estamos haciendo todo lo posible y no hace falta implicarse más. Decir que en mi casa separamos los embalajes para su posterior reciclaje implica que somos un paso dentro de un proceso. Una simple distinción semántica que aumenta la probabilidad de que haya curiosidad acerca de los pasos anteriores y posteriores de esta aportación.

Si eres consciente de la importancia de separar los residuos en casa, es más fácil que entiendas la importancia del diseño inteligente de todos los elementos para que esta separación sea posible. Además hace surgir la curiosidad por saber a dónde van a parar todos estos residuos que tu has separado en casa para ponerlos en los contenedores adecuados. Resulta que en España no se reciclan ni el obligatorio 60% de todo lo que se ha separado correctamente.

Es decir, separar es un paso importante, pero no implica que haya un reciclaje. Hace falta más. Hace falta que nosotros nos interesemos por lo que pasa con lo que consumimos después de que lo desechemos tras utilizarlo. Hace falta exigir a las autoridades y a las empresas que haya un tratamiento correcto de los residuos. Y sobre todo, hace falta replantear el consumo propio. El mejor residuo es aquel que no se ha producido.

¿Separas o reciclas?


Foto: Kevin Jones / flickr

8 respuestas a ¿Reciclas o separas? La semántica que moldea la actitud

  1. Me quedo sin duda con la frase de “El mejor residuo es aquel que no se ha producido.”

    Y la diferencia semántica creo que es la barrera entre los que reciclan porque es “lo que toca” y los que reciclan/reaprovechan/reparan porque son conscientes que ya no hay marcha atrás y vamos a un mundo mucho más difícil.

    Felicidades, llevas una serie de post apasionantes y excelentes para concienciarnos.

  2. Hola Valentina,

    No me había parado a pensar en esta diferencia.

    En mi casa llevamos separando desde hace cinco años. Nosotros hablábamos de reciclar, pero como has dicho la diferencia semántica de estas dos palabras es muy grande.

    Es cierto que cuando cambias las palabras y utilizas la correcta para cada caso, te das cuenta que tu implicación es diferente.

    En mi casa se produce uno de los muchos procesos del reciclaje, y desde luego es el comienzo para tener conciencia de lo que consumismos y la basura que generamos, pero no podemos olvidar que detrás hay más.

    Un saludo,

    Inma.

    • Lo de la conciencia creo que es la parte importante, porque una vez que tienes conciencia puedes intentar reducir esta basura para reducir el problema desde el inicio. Gracias Inma por el comentario.

  3. Desde luego que no es lo mismo reciclar que separar residuos (lo digo con mucho conocimiento porque trabajo precisamente en esta rama para la Administración).
    Pero la clave está en separar, en hacernos conscientes de que depende de nosotros iniciar el proceso y exigir a la Administración que continúe.
    Antes que reciclar debemos reutilizar, amortizar lo que ya tenemos para no acumular más; de esta manera, el proceso (muy costoso, por cierto) de reciclado tendría un menor impacto.
    Porque ese es el problema: reciclar no es tan ecológico como creemos, de ahí la importancia de separar y de reducir drásticamente el consumo. Si nosotros separamos, ahorramos tiempo y dinero en máquinas y personas que seleccionen en los centros de tratamiento (máquinas que funcionan con electricidad producida con petróleo); pero si reutilizamos, ahorramos en combustible (el que necesitan los camiones de los gestores autorizados de residuos para transportarlos hasta los centros de reciclaje) y por tanto contaminamos menos (desde el punto de vista económico, a la Administación le sale más barato un vertedero que una planta de compostaje, aunque al final nos salga más caro a todos por coste ecológico)
    Para poner un ejemplo: separar una hoja de papel escrita a una sola cara y ponerla en el contenedor azul, está bien; reutilizarla por la otra cara, mejor; y reutilizar esa hoja, que no es de papel blanqueado, sino reciclado, ya es de medalla olímpica.

    • Qué pena que a la Administración le salga más barato un vertedero que una planta de compostaje. Se nota que todavía los residuos no se perciben como un recurso para otros productos. Quizás, porque el desmantelamiento es complicado (fallo en el diseño inicial), o porque no hay tantas empresas todavía que se dediquen a investigar como utilizar estos residuos de forma provechosa. Nos queda entonces camino a recorrer.

  4. Buenas Val,

    te sigo desde hace bastante aunque nunca había escrito. Tus entradas me suelen parecer muy interesantes por la llamada a la reflexión que suponen. La puntualización que haces en esta me parece muy oportuna, ya que hay demasiada utilización del lenguaje “verde” y hay que ser consciente de qué significa en cada uno de sus matices. Para ir un poco más allá me gustaría comentar una cosa, la diferencia entre “reciclar” y “reutilizar” (dos de las famosas “tres erres”). Reutilizar es cuando utilizamos algo de nuevo (una hoja de papel por la otra cara, una botella como bote para los lápices) sin necesidad de incorporar energía en ese proceso. Reciclar, sin embargo, implica normalmente una incorporación de energía y una transformación profunda del objeto para que vuelva a ser (casi) una materia prima. La ventaja de este proceso, el de reciclaje, con respecto al de producción desde cero, es no sólo evitar que se produzca un residuo sino también que suele necesitarse menos energía y agua para reciclar que para producir desde cero.

    Podríamos decir entonces, corrígeme si me equivoco, que generalmente en el hogar, a lo más que podemos aspirar es a, o bien generar compost, que se podría entender como reciclar (re-ciclar, volver a meter en el ciclo) o bien a reutilizar.

    Enhorabuena por el blog y un saludo.
    Ana

    • Gracias Ana por añadir este detalle de la energía utilizada. No me había fijado en esto todavía, y es un punto más a favor de productos reciclados. Así que ahora nos quedamos con separar y reutilizar en casa, y reciclar más allá en el ciclo productivo.

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close