inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

¿Qué tipo de minimalista eres tu?

cuatro aviones diferentes en el aireSi te interesa vivir con menos cosas, minimizar tu consumo, concentrarte más en lo esencial, probablemente te has dado cuenta de que existen diferentes corrientes minimalistas. No son mejores o peores, sino que ponen el enfoque en diferentes áreas de la vida cotidiana. Saber qué tipo de minimalista eres, te puede ayudar a conocerte mejor y a encontrar los puntos que quizás te gustaría investigar un poco más a fondo.

Minimalista ortodoxo: el desapego total al mundo de las cosas

Vives con menos de 100 cosas. Tienes una lista exacta de todas las cosas que te pertenecen y estás constantemente buscando opciones para reducir todavía más tu lista de posesiones materiales. Retos como el proyecto 333 te parecen interesantes, pero no aplicables a tu propia vida. Tienes mucho menos que eso.
El desapego casi total a las cosas físicas te da mucha independencia. Con poder pagar el alquiler y la comida tienes suficiente. No hace falta que trabajes 60 horas a la semana, porque para tí menos es más. Eres un profesional independiente y hace tiempo que has cambiado la televisión por la meditación.

Un ejemplo: Morex de Choco Buda

Minimalista ejecutivo: la productividad como herramienta de crecimiento personal

Tienes un trabajo “tradicional” y combinas el minimalismo con una vida profesional de éxito. El lema del menos es más lo adaptas sobre todo a tus hábitos diarios para aumentar tu productividad y así liberar tiempo para lo que realmente te gusta hacer. Te gusta invertir tu dinero en experiencias que puedas compartir con tu familia y en estudios que te ayudarán a seguir adelante en tu carrera profesional. Tampoco descartas nuevas herramientas, especialmente si estas conllevan la promesa de aumentar tu productividad.
Tienes mucho más de 100 cosas, pero tampoco te interesa demasiado el número concreto. Tu casa no está ni demasiado vacía ni demasiado llena de trastos. Eres más bien conservador a la hora de comprar cosas, pero sí vale la pena no te lo piensas demasiado.

Un ejemplo: Omar Carreño de Análisis Realista

Minimalista eco-sostenible: consumo responsable y cuidado personal

Te interesa sobre todo el efecto que tiene el minimalismo sobre la sociedad y tu propio bienestar. Defiendes el consumo de productos de calidad como herramienta de transformación hacia una sociedad más justa y más saludable. Llevas una vida sencilla porque sabes que es lo mejor para tu cuerpo y para tu mente.
Prefieres los alimentos ecológicos para nutrir tu cuerpo y apoyar a los campesinos de tu zona. No tienes ni coche ni moto, porque defiendes el transporte público y tus pies como el mejor medio de transporte. Tienes más de 100 cosas, pero cada cosa que compras tiene que sustituir algo existente. Y cuando compras algo lo haces consciente de que cada euro es un voto.

Un ejemplo: Roberto Sánchez de una vida sencilla

Minimalista en transición: empezando el viaje con ilusión

Hace poco que te interesa lo del minimalismo. Cada día descubres algo nuevo, regalas alguna cosa, encuentras alguna alternativa. No sabes todavía hacía dónde exactamente te llevará este camino, y la curiosidad te empuja a probarlo todo. A lo mejor te convertirás en uno de los minimalistas mencionados anateriormente. O quizás encuentres tu propio camino. Lo importante es que te inspiren en el camino.

Ejemplos:
La clave de Nuala
Andrea (en construcción)

¿Qué tipo de minimalista eres tu? ¿Por qué?


Imagen: alvy / flickr

40 respuestas a ¿Qué tipo de minimalista eres tu?

  1. Wow! Nunca había pensado en mi como ortodoxo! Pero suena bien. 🙂

    Así, es Vale. Ser minimalista ortodoxo me da lo que siempre busqué: libertad. No dependo de gadgets, autos y ni siquiera mucho dinero para tener una vida plena y llena de búsqueda interna.

    Sin embargo esto no significa que esté alejado de la sociedad ni mucho menos. En efecto: necesito de algunas cosas, como este ordenador con el que me gano la vida. Y claro que necesito comida, casa y ropa.

    Es sólo que decidí no engancharme nunca más en las trampas de la mercadotecnia y cuando decido comprar algo, lo hago de manera informada y sólo si es absolutamente necesario. La idea es reemplazar, nunca acumular.

    ¡Gracias por la mención!

    • Según la RAE “ortodoxo” significa “conforme con la doctrina fundamental de cualquier secta o sistema”. Si acceptamos que el minimalismo es un sistema que ayuda a decifrar el consumismo, entonces tú estás más próximo a las bases de este sistema. Ortodoxo en el sentido más positivo de la palabra 😉
      Y gracias a ti por tantas reflexiones interesantes que has estimulado.

  2. Yo supongo que también soy ortodoxa pero tampoco, tanto, tanto. Sobre el libro de minimalismo, lo adquiriría pero no tengo tarjeta de crédito ni nada de lo que se necesita para eso. Si te interesa, mi libro Rómulo y Remo: Los fundadores de Roma está ahora a la venta

    • Hola Diana,
      Si te parece, mándame un email y te paso los datos bancarios. Entonces puedes pagar por transferencia bancaria y te lo paso en formato pdf.

  3. Llevo más de un año, mezclando un poco de cada uno de los de arriba:
    1. Intento meditar diariamente y seguir muchos de los concejos de Morex.
    2. Sin embargo, por mis ocupaciones laborales, debo cumplir horarios y estar un poco ‘perseguido’ por mi trabajo.
    3. Eso sí, hace rato tengo una consciencia ecológica sobre lo que consumo.
    4. Y sí, ya no acumulo ropa ni gadgets. Entra uno, sale uno y cero baratijas!
    5. Con las guías de este blog, ya tengo menos ‘pendejadas’ y menos desorden en casa…

    Un abrazo… Y gracias, Vale por tu guía (blog).

    • Gracias a ti AlbaTroX por ponerlo en práctica. No sabes la cantidad de gente que lee y lee y lee y nunca pasa a la actuación. Leyendo que “ya no acumulas”, imagino que solías hacerlo. ¿Qué fue el punto de partida para cambiar de hábitos?

  4. Yo estoy en proceso de mimimalista
    ahora estoy con el proyecto 333, y voy bien !!
    pense que no sobreviviria con 33 prendas pero si y me pone contenta
    supongo que ire viviendo con menos cosas materiales conforme pase el
    tiempo.

    saludos. 😀

  5. Pues claramente, una al inicio del camino. Una vida entera de excesos me ha dejado empachada, y asì empieza mi historia de intento minimalista, cuesta asomar la cabeza para respirar desde debajo de la pila de excesos.

    Gracias por mencionarme!

  6. Hola Vale!

    Me ha encantado esta “clasificación”, y por supuesto gracias a tu mente analítica lo has calcado todo, jeje 😉

    Es cierto que seguramente cada uno de nosotros enfoca el minimalismo de manera distinta. A tus lectores les aconsejaría simplemente una cosa: tomen lo que quieran de cada uno de nosotros, porque aunque el enfoque sea algo distinto, el proceder y la conciencia esencial de nuestro minimalismo son muy semejantes. A partir de ahí, sin necesidad de “encasillarse” en cualquiera de estas tipologías, creen la suya propia 🙂

    Muchísimas gracias por la mención, amiga

    Un fortísimo abrazo!!

    • Muy buena reflexión. Al final las clasificaciones sirven para esto: para entender las opciones que hay y después crear la tuya propia. Además, dependiendo del día o de la situación se puede saltar de cajita en cajita.

  7. Hola Vale, me encanta tu blog; soy una de esas MInimalistas en Transición. Te encontré por casualidad; estoy en un momento de mi vida en que me siento que me sobran muchas cosas, que llevo demasidad carga de elementos inútiles que me producen agobio. Buscando y leyendo te encontré y he empezado a aplicar, poco a poco, las indicaciones que marcas. Me gusta lo que voy consiguiendo. Gracias por tus consejos.

    • Gracias Begoña por darte permiso a ti misma de hacer estos cambios en tu vida. No siempre es fácil, pero veo que lo estás conseguiendo. Disfruta del camino y del poder respirar libremente.

  8. Desde hace unos meses estoy en el camino de transición que comentas en el cuarto grupo. Estoy disfrutando mucho del paseo 😉
    Saludos!

  9. Hola Vale,

    Me siento sumamente emocionado por estar en esta clasificación y es que como tú bien sabes fue gracias a ti que inicié en el Minimalismo y ha sido uno de los mejores cambios en mi vida. Te debo muchísimo.

    Llevar un estilo de vida minimalista en un mundo en el que se pondera el consumo y convivir diariamente con las personas que solo se fijan en lo que pueden adquirir y quien tiene más no es una tarea fácil, pero es posible. Para mi esto ha significado elevar mi vida a otro novel y enfocarme mucho más en la experiencia de vida que en lo que se puede tener materialmente.

    Gracias a ti he llegado a un punto en mi vida en el que evito la saturación y me enfoco en lo importante dándome el tiempo necesario para regresar un poco a los demás u compartir lo que me ha funcionado.

    Es un verdadero honor estar en esta lista con personas a las que admiro y quiero tanto, mil gracias por todo.

    Un saludo y mi eterno agradecimiento.

    Omar Carreño

    • Hola Omar,
      Gracias por tu comentario y gracias a tu esposa por acompañarte en este camino, que tarde o temprano siempre implica a la familia (aunque sea por una tregua de regalos). Te voy siguiendo muy de cerca, ya lo sabes, y me gusta el rumbo que has tomado. Sigue así!

  10. La verdad es que soy un minimalista en transición… me está encantando la filosofía y me encamino hacia el lado eco-sostenible. Con la particularidad de que mientras pueda ¡mi moto no me lo quita nadie!

    Eso sí, ojala fuera posible que el vehículo fuese eléctrico, y después que fuese de materiales sostenibles.

    • Jajajaja, la moto. No eres el único eh? Pero mientras no lo utilizas para ir a la panadería a dos calles no te lo voy a reprimir. Y no dudo que pronto saldrán más modelos eléctricos (lo que sí me preocupa es de donde viene esta energía). Pídeselo regularmente a tu concesionaria preferida a ver si entre todos pasamos el mensaje.

  11. No se siquiera si entraré en el de minimalistas en transición. Empecé el año vaciando estanterías, apoyandome en el bookcrossing he liberado 13 libros este año, y leído nosecuantos por medio de bookrings. Ahora me centro en liberar mi mente. Quizás sea una excusa para no movilizar todo el caos que me rodea.

    • Quizás sí. Los humanos somos increíblemente creativos a la hora de evitar cosas que no queremos hacer. Pero hazlo a los poquitos. Durante 6 meses deshazte de una cosa cada día. Solo una, nada más. Y verás como no es tan difícil. O invita un profesional a tu casa (ojo: publicidad propia –> http://valedeoro.com), via skype o personal para que te ayude en el proceso. Si te agobia, vale la pena actuar.

  12. Muchas gracias por nombrarme (“LA CLAVE DE NUALA”), sobre todo porque gracias a ti, me han conocido otras personas.
    Ha sido tarde, pero, ha llegado el agradecimiento, que es lo que importa.
    Hasta pronto, Vale!

  13. Me declaro minimalista en transición. Este blog y uno que ahora está inactivo me ayudaron mucho. Mi profesora de meditación dice que el interior se refleja en los actos y estoy haciendo una limpieza de alma.

  14. Yo creo que soy un minimalista filosófico, aunque creo de verdad que tener menos cosas ayuda a iniciar el camino y transmite calma y serenidad, creo que lo verdaderamente importante está dentro de tu cabeza: lo que piensas, cómo piensas, qué sientes…

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close