inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Trucos para tolerar a la gente que te rodea

Esta entrada es parte de una mini-serie sobre el estoicismo romano y cómo aprovechar sus fundamentos para una vida (no solo) minimalista. Hasta ahora he presentado los principios más importantes de la filosofía estoica de ahora en adelante trataré técnicas más concretas para aplicar estos principios a situaciones concretas.]

Los estoicos tenían un gran dilema: al asociarse con otras personas se corre el riesgo de perder la tranquilidad. Pero si no nos asociamos con otras personas, no podemos cumplir con el deber de la ciudadanía activa, y como la ciudadanía activa deberá regir todos los actos es imposible seleccionar con qué tipo de persona nos relacionamos. Siempre habrá gente que conseguirá hacernos perder los nervios.

Escoge bien a amigos, ellos marcarán tu vida

Como es imposible seleccionar las personas con las que nos cruzamos en el día a día, deberíamos tener un máximo de cuidado en la selección de los amigos. Es importante que nuestros amigos compartan nuestros valores y que tengan una visión positiva ante la vida.

  1. Los vicios se comparten muy rápidamente. Al relacionarnos como amigos con personas que no tienen valores parecidos a los nuestros es posible que nos despierten deseos que no están de acuerdo con nuestra búsqueda de la tranquilidad.
  2. Las personas que tienen una visión pesimista de la vida suelen quejarse muy a menudo intentando que los amigos les confirmen su miseria. En este caso será difícil aplicar el lema de no preocuparse por lo que no puedes controlar

Estos dos consejos también se pueden aplicar a la participación en eventos y reuniones. Epictetus recomienda reducir la participación en banquetes de no-filósofos cuando no sea necesario para cumplir con los propios deberes, ya que en estas ocasiones solo se habla de gladiadores y cotilleo. Mientras los gladiadores hoy en día ya ni se mencionan, el cotilleo sigue existiendo.

Recuerda que tú también eres insoportable (para algunos)

Hay ocasiones en las que no se puede huir de la interacción con la gente que te cae mal. Marco Aurelio recomienda recordar en estas ocasiones que nosotros también caemos mal a algunas personas. Además la sociedad necesita todo tipo de persona, así que, aunque personalmente es difícil soportarlos, vale la pena tratarlos con cortesía, ya que estas personas también son parte de la comunidad. Un estoico no le va a faltar el respeto a nadie por el simple hecho de que no vale la pena desperdiciar energía en actos o pensamientos negativos.

Lo que un(a) minimalista puede aprender de los estoicos

Si eres minimalista autoproclamado (o si participas en el proyecto 333) entonces estarás familiarizado con la mirada incrédula de otras personas que enseguida empiezan a buscar razones para reprochar tus ideas. Por un lado lo que haces no es para tanto, o al contrario tienes la culpa de que la economía no se recupere. Si colaboras con una ONG que trabaja con niños pobres en África te critican por no pensar en los niños de tu propio país. Si colaboras con jóvenes marginados de tu barrio, alguien se quejará de que hay otras causas más importantes. Este aspecto parece que ha cambiado poco desde el tiempo de los estoicos.
La importancia del círculo de amigos por lo tanto queda vigente. Hoy en día tenemos una facilidad extra: gracias a las redes sociales puedo intercambiar experiencias minimalistas desde España hasta México, puedo encontrar inspiración y apoyo en personas en situaciones parecidas, pero puntos geográficos distintos y puedo utilizar esta inspiración para seguir con mi trabajo aquí. De esta forma es mucho más fácil vivir con los críticos de turno.


No te pierdas el resto de la serie del estoicismo.

11 respuestas a Trucos para tolerar a la gente que te rodea

  1. Lo de los gladiadores es fácilmente sustituible por el fútbol, je, je… qué poco hemos cambiado.

    Es verdad que siempre habrá alguien que nos critique hagamos lo que hagamos. Recuerdo que de pequeña me contaban una historia apócrifa, supongo, que era la siguiente: iban de camino San José y la Virgen embarazada hacia Belén con su burrito. La Virgen iba sobre el burro y San José andando, pasó gente a su lado y les dijeron “¿no le da vergüenza señora, usted que es joven sobre el burro y su marido tan mayor andando?”. Así que cambiaron y siguieron su viaje al revés, pasó otra gente cerca y les dijeron: ¿no le da vergüenza señor, dejar que su pobre esposa embarazada vaya a pie mientras usted va tan cómodo?. Decidieron subir los dos sobre el burro y luego la nueva crítica fue que cargaban en exceso al pobre animal. Finalmente siguienron los dos a pie y tambien hubo quien se burló de ellos por ir a pie desaprovechando la capacidad del animal de cargar con ellos… Pero bueno, supongo que al final hicieron los que les dio la gana y de una forma u otra acabaron llegando a Belén.

    Un saludo,
    Gemma

  2. Para mi, el truco más rápido para tolerar a los otros es ponerme en su lugar.
    Muchas veces, por trabajo o circunstancias (pensemos en las fiestas familiares, por ejemplo), hay que tratar con gente que…así que me pongo en su lugar y pienso cómo me gustaría que me trataran.
    Otras veces, es verdaderamente insufrible, porque esas personas (que normalmente te conocen y “chocan” con tu manera de ser o de pensar), no hacen más que incordiar. En ese caso, opto por no acudir a los sitios donde van (me refiero a “amigos”, compañeros de trabajo o familia)y adoptar una “entente cordiale” o dicho en cristiano “tan amigos, pero cada uno en su casa”.
    Así, de manera diplomática, no gasto tiempo ni esfuerzos en “llevarme bien”, sino simplemente aceptar que son como son al igual que yo soy como soy.
    Todo esto parece de perogrullo, pero muy poca gente es capaz de hacer cosas tan “simples” como estas, y claro,así nos va en este mundo.

  3. También voy presentando tu blog como uno de mis predilectos y en varias ocasiones he mencionado algún artículo de por aquí. Y claro, cuando digo que me gusta el minimalismo y eso, me veo obligada a acabar por explicarlo de alguna manera.

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close