inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

¿Volverías a tener hijos?

Tener hijos - no se admiten devoluciones

La mayoría de las decisiones que tomarás a lo largo de tu vida son reversibles de una u otra forma. Si el resultado no es lo que te esperabas, siempre puedes rectificar. Encontrarás la forma de cambiar de rumbo, darle otra vuelta o volver a la situación inicial. Puedes dejar el trabajo que te agobia. Puedes donar o vender la ropa que nunca te pones. Puedes devolver el curso que al final no era lo que buscabas (o necesitabas). Quizás no es fácil, ni tampoco rápido. Pero es posible.

La única decisión irreversible es la de tener hijos.

Reflexión previa: La paradoja de la decisión perfecta

Todos tomamos nuestras decisiones basado en lo que sabemos en el momento de la decisión. Eso significa que considerando todo lo que sabes hoy, tu decisión será perfecta. Lo que hoy decides es la mejor opción, dadas las circunstancias y tus conocimientos.

Si mañana te enteras de algún nuevo detalle y te das cuenta que otra decisión hubiera sido mejor, esto no invalida tu decisión inicial – solo indica que con esta nueva información, tus argumentos son otros y lo harías diferente. Arrepentirse de la decisión ya tomada no vale la pena – es mejor utilizar esta energía en buscar alternativas y soluciones.

Te repito: Siempre tomarás la mejor decisión que puedes tomar en este momento.

Arrepentirse por una decisión que tomaste en el pasado por lo tanto no ayuda en nada. No pudiste decidir de otra forma. Lo que sí puedes hacer es analizar por qué dejaste de estar cómoda con la decision inicial: ¿qué es lo que te falta? ¿qué sabes hoy que no sabias antes? Y, finalmente: ¿cómo puedes mitigar esta sensación de que las cosas no han salido como te lo esperabas?

Adoro mis hijos y no los tendría

Te voy a confesar una cosa: si yo pudiera retroceder en el tiempo, no tendría hijos. Sería la madrina / tía / amiga más molona del mundo, pero dejaría la maternidad para otras mujeres. No me mal-interpretes: adoro a mis hijos. Los amo con locura y haría cualquier cosa por ellos. Aún así, si hace dos años hubiera sabido lo que sé hoy, hubiera tomado otra decisión.

Tener hijos es una de estas pocas decisiones irreversibles. No puedo retroceder en el tiempo ni tampoco quiero renunciar a ellos ahora que los tengo, así que me queda la pregunta: ¿Qué es lo que me hace falta? ¿Por qué me siento tan atrapada? ¿Qué cambios se han dado en mi vida sin que yo los hubiera protagonizados?

  • Hecho de menos la convivencia con mi pareja, los domingos en la cama, las obras de teatro, las cenas románticas.
  • Me cuesta no poder irme cuando me apetece, para correr, para disfrutar de un masaje, para leer un libro en la playa.
  • Mi tiempo libre se ha hecho escaso: entre el trabajo (que me encanta) y todo lo relacionado con los niños apenas hay tiempo para nada más: escribir, correr, quedar con amigos, crear.
  • Ni recuerdo la última vez que dormí una noche entera.

Yo sé que es temporal. Sé que crecerán rápidos.Sé que algún día volveré a dormir una noche sin interrupciones. Sé que es lo más bonito que me ha pasado jamás (y también lo más pesado). Espero que la experiencia nos haga crecer como pareja, aunque a veces es difícil. Imagino que un día miraré atrás y diré “que fuerte lo que hemos vivido y aprendido.” Y también sé que como mujer en este momento y en esta sociedad es lo que hay (en mi próxima vida me iré a Suecia para tener hijos).

La búsqueda por la solución

Estoy consciente de todo esto, y aún así hay momento que el aquí y ahora me desespera.

Como todo proceso de aprendizaje mi experiencia de la maternidad no tiene nada de fácil. No hay florcitas, arcoiris y unicornios en el horizonte, sino un montón de cosas pendientes.

¿Cómo puedo trabajar con esta avalancha de emociones – que además no puedo compartir con nadie, porque directamente se me tachará de mala madre?

Hemos diseñado nuestras propias soluciones, creando una red de apoyo intencional: tenemos una AuPair que me permite seguir trabajando en lo que me apasiona. Una vez a la semana viene una señora a limpiar, liberando horas del fin de semana. Mi suegra está encantada en ayudar cuando necesito una mano por las tardes y mis padres están ansiosos que los niños tengan la edad suficiente para poder pasar el verano en Alemania. Y por las mañanas me puedo escapar a correr, sabiendo que mi marido ya se levantará si hay hambre o aburrimiento.

Esto me permite reconciliarme con la maternidad. Con estas soluciones puedo disfrutar del tiempo que paso con ellos, de las comidas que compartimos, de los paseos al parque. Ya no me asalta esta extraña sensación conflictiva del “si no tuviera hijos…” O por lo menos no con tanta frecuencia.

20 respuestas a ¿Volverías a tener hijos?

  1. Hola valentina,
    Te sigo desde hace tiempo y me gusta mucho tu web, me ayuda a ser mas práctica y aprovechar mejor las cosas.
    No sabia que tenias mellizos! yo también tengo mellizos y soy madre soltera, te entiendo perfectamente lo que dices, los mios ahora tienen 6 años y desde un tiempo para acá me siento un poco así, les adoro pero el cansancio y el poco tiempo que me queda después del trabajo me crea muchas frustraciones, si no tuviera q trabajar 8 horas al dia seguramente no me sintiría asi, quiero pensar que se debe al estrés…ahora estoy sin ellos porque se han ido a la playa con los abuelos, y he podido dormir toda la noche, ir de compras, quedar con amigas…y sabes les vuelvo a querer jajaja
    Muchas gracias por este articulo porque a veces me siento mal por querer ser malamadre (como la web) también puedes seguir la pagina de partos multiples una locura maravillosa, a mi encanta ver que no somos las únicas que nos sentimos asi en algún momento porque es mucho curro!
    Te felicito por tener esta pagina, tus mellizos, tu pareja! espero que como dices dentro de poco miremos hacia atrás y recordemos todo lo que hemos aprendido.
    Un besazo, eres genial!!

  2. Te sigo y te leo pero nunca había comentado. Hoy no puedo dejar de darte las gracias por tu honestidad, porque aunque no lo digamos, muchas nos sentimos igual. Adoro a mi hijo, de hecho es imposible imaginar la vida sin él. Y sin embargo… Como hecho de menos la vida sencilla que teníamos antes (aunque no nos dábamos cuenta), el tiempo que tenía para todas mis inquietudes, la oportunidad de ser espontánea… Y que poco sabes de la realidad de tener niños antes de tenerlos…

  3. Valentina! muchas gracias por tu honestidad! Me encantó tu post! Muchas veces al ver las fotos de tus peques, me he preguntado, ¿cómo fue qué decidiste tener hijos? ¿qué lo motivó? Te sigo desde hace unos años y descubrir esa faceta tuya de madre me pareció increíble, los post en los que has reflexionando sobre esa experiencia, han sido enriquecedores sobre todo porque últimamente me ronda la idea de tener hijos, es una idea que va y viene, no sé si es por mi reloj biológico o por la presión heteronormativa del mundo en el que vivo, sin embargo sé que es una decisión importante de pensar. Me gustaría saber tu opinión. Un abrazo enorme!

  4. Cuando tuve a mi hijo tenia 21 años. No fui consciente de la responsabilidad hasta el día de su nacimiento. Y ese dia cambió mi vida para siempre. Hoy tiene 19 años y le adoro. Ha salido un chico responsable porque yo lo traté de forma que se hiciera responsable de sus actos. Llevo trabajando desde los 17 y estudiando… Y criando a ese chico…y mil cosas que me han aparecido por el medio. Y si pudiera retroceder cambiaría todas mis decisiones excepto la de tener a mi hijo. Nunca he vuelto a dormir otra noche completa. Primero era un bebé que no dormía nada, luego mi cuerpo cambió y a día de hoy sigo sin dormir… Y no me importa.
    El tiempo pasa, los niños crecen se independizan… Hoy puedo estudiar, leer, nadar montar en bici, trabajar, descansar si me da la gana… Pero no puedo acariciar la carita de mi bebé porque ya es un chaval. No puedo ir con el de paseo ni tirarme a hacer castillos de arena, porque ya pasó. Cada tiempo de nuestra vida tiene unas vivencias en las que considero debemos centrarnos y vivirlas.
    Hoy tengo tiempo para dormir mi siesta, para dar un paseo al sol, para tomar algo con los amigos… Como antes de tener a mi hijo.
    Me gusta mucho lo que escribes…entiendo tu cansancio… Y pasará. Como todo.
    Un saludo.

  5. hola valentina.Ya sabes que te leo siempre a través del correo, pero comento poco. Y hoy sí lo hago para agradecer tu sinceridad. A la mayoría de madres nos ha pasado estar agobiadas con la casa, trabajo, hijos… y deseando que crezcan para tener más tiempo libre. Tranquila, todo llegará y no te darás cuenta que tus niños se habrán independizado (como los míos) y añorarás cuando eran pequeños. En serio. Disfrútalos ahora porque todo pasa, aunque no te lo creas. Saludos.

  6. Hola Valentina !
    Yo tampoco comentó nunca, pero este post es de lo mejor.
    Estaba muy curiosa de cómo iba a ser tu perspectiva de la maternidad, sip, me parecías una mujer que va muy bien sin hijos. Y me deleita todo lo que te pasa, por qué ESO pasa solo que nadie lo quiere decir por qué nos compramos los comerciales de las mamás felices.
    Me da risa y ternura leerte por que por ahí pasamos todas o casi todas, en volvernos locas, en perdernos y tratar de encontrarnos.
    Yo tuve a mi hijo a los 35, era de las que no quería tener hijos y lo crió sola 24/7 y mi conclusión es que ante todo un proceso superonteresante que te lleva al limite.
    Volvería a tener a mi hijo? Coincido con tu respuesta : si y no.
    No por qué es la peor inversión racional que un ser humano puede hacer y si por qué el amor que siento en mi corazón es tan grande que duele, duele bonito, duele por qué creces, duele por qué te expandes fuera del limite, duele de cansancio, preocupación, ternura, risas, duele por qué te desdibujas ante tu propia mirada, pero eso te hace crecer.

    Te mandamos un abrazo y un guiño. No estás loca, te entendemos.

  7. Hola Valentina, se agradece tu brutal honestidad en una sociedad que primera te mira con incredulidad si uno reconoce el no querer tener hijos o reconoce lo pesado que es. que bien que lo miras como una decisión inmodificable pero si él como nos enfrentamos a la realidad y cómo cambiar eso.
    Saludos!

  8. Hola, me gusta tu blog, y me decido a comentar, porque a mí la maternidad ha sido el viaje más bonito de mi vida y asumo toda la falta de vida personal q tengo.
    Me parece increíble q os plantéis la pregunta de este artículo , pero entendedme en mi caso es porque mi pareja y yo tardamos 5 años y varios tratamientos de fertilidad para q viniera mi hija con todo el estrés , incertidumbre , gasto económico y carga emocional q eso conlleva, Os lo planteáis quizás porque no habéis tenido problemas de fertilidad. Para mí no existe esa duda. Tengo un agradecimiento infinito
    Muchas gracias por compartir.

  9. Hola Valentina! Me gusto muchísimo tu post. Me identifico porque la vdd a mi me costó tiempo aceptar a mi hijo. A pesar de llevar en ese entonces 6 años con mi esposo, tener carrera,maestría,trabajo,carro etc….Yo tenía otros planes y quería hacer otras cosas. Sin embargo, creo que ningún momento va a ser el ideal para ser madre recuerda …todo tiene su tiempo y si no lo haces cuando te toca ya no lo hiciste…el tiempo pasara de todos modos te guste o no…

    y si bien hoy en día esta el concepto de ser súper mama donde nos exigimos mas cada día…y uno parece malabarista con tiempos actividades etc… Cuando quiere continuar con el trabajo y la maternidad..
    Este esfuerzo vale la pena por ellos y por ti

  10. Pues yo también te agradezco que hayas hablado de esto con tanta sinceridad. En mi caso, porque soy de las que ha decidido no tenerlos y a veces me pregunto qué hubiera pasado si los hubiese tenido.

  11. Leí tu post en cuanto llegó a mi correo, sin embargo no lo comenté. ¿Sabes? Estaba pendiente de las reacciones y comentarios que suscitaría, y me alegra leer el resto de comentarios en la misma línea. Os admiro a todas por tener la valentía de contarlo.
    Aquí una que está sufriendo lo indecible por poder llevar a cabo este sueño de ser madre. Me embarazo, pero hasta ahora todos mis embarazos (3) terminaron en abortos. Y está bien conocer esta versión, porque la mayoría de las mujeres venden la maternidad como algo maravilloso (que sin duda también lo es) y en gran parte se olvidan de contar esta parte. Un abrazo.

  12. Muchas gracias Valentina, por tu sinceridad. Yo, como una mujer que ha decidido no tener hijos te agradezco, porque desde la sociedad y la familia hay mucha presión y muchas veces la maternidad se pinta con color rosa y casi te obligan explicarse porque decides no hacer como todos. Yo soy sincera conmigo misma y se que en mi vida quiero otras cosas y que la maternidad no es para todas o todos. Y por ello no somos peores ni raros, simplemente tomamos caminos distintos.

  13. Las mamás de múltiples nos vemos reflejadas. Me encantaba leerte y ahora que sé que compartimos algo más es mucho más divertido. Tengo otra mayor y mientras a veces me digo entre risas ¡desisto! Sabiendo que es imposible, otras sé que volvería a tenerlos, incluso que les daría más hermanos. El estrés es abrumador pero que no nos Venga nadie a hablar de capacidad de superación y gestión de tiempo: nosotras lo hemos inventado 😉
    (Tengo una web de múltiples y minimalismo por si te animas a pasar http://www.mamavaliente.es)
    Gracias por seguir escribiendo

  14. Muchas gracias por este post, Valentina, se leen pocas cosas como éstas porque no nos atrevemos a escribirlas. Yo adoro a mi hija y sí, si volviese atrás no dudaría en que volvería a tenerla. Pero me hubiese gustado que alguien me hubiese contado la verdad de la maternidad, que no es nada Pinterest ni consiste en lo que normalmente vemos en redes sociales. De hecho es algo muy duro, que dinamita tu vida y la hace añicos por los aires, sin tiempo para ti. Cuesta mucho volver a recuperar un poco tu espacio, yo lo estoy consiguiendo 4 años después, pero aún así hay cosas que no vuelven. Y la vida en pareja también se dinamita. Es cierto que creo que una vida con niños es especial, que le da otro sentido a todo y que yo no la cambiaría. Pero no es ni tan bonito ni tan idílico ni tan fácil ni tan nada de nada. Ánimo, que las cosas mejoran, aunque no vuelven atrás.

  15. gracias Valentina por tu sinceridad, me identifico completamente, es muy dura la tarea. Gracias por compartir derribando mitos.

  16. Una vez más, Valentina… se agradece tu sinceridad y, además, lo más importante para mí… antes de ser honesta con nosotros has tenido que serlo contigo misma… y aceptar lo que uno siente, sin juicios ni condenas, sin dramatismos y con sentido del humor. Como siempre, gracias por compartir.

    Te mando un cálido abrazo!

    Antoni

  17. Gracias por desmitificar la maternidad, la venden como idílica, como Pinterest. Nadie se atreve a decir lo que tu has dicho. Sólo 2 amigas mías han sido capaces de hablar abiertamente de este tema. El resto aunque tu ves que les sobrepasa la maternidad, no lo admiten. Es un tema tabú en esta sociedad. Claro que ser mamá debe ser lo mejor que te puede pasar, pero conlleva la responsabilidad de criar una persona, tener miedos que jamás pensaste tener, renunciar a mucho. Tan buena decisión es querer tener hijos, como decidir no tenerlos.
    Saludos.

  18. Gracias Valentina por su honestidad brutal.
    Como padre de una niña de 3 años y otra de 7 años puedo añadirte mi experiencia:
    -Es cierto que renuncias a un monton de cosas, pero te aseguro que nunca me he reido tanto como me río con mis hijas.
    -Igual si no hubieses tenido tus hij@s no habrías valorado tanto lo que dejas ahora de hacer, por lo que ahora puedes disfrutar esas cosas con mas intensidad (antes tenía mas posibilidad de ir a conciertos y no iba, y este año voy a ir a 5, voy al teatro mas que antes, salgo a la montaña mas que antes).
    -Aprovechas mas el tiempo con hij@s. Cuando no tenía a ninguna de mis hijas no hacía tantas cosas como hacía con mi primera hija, cuando tube mi segunda hija me di cuenta de que con una hija hacía muy pocas cosas. Mi consejo a los que tienen dos hij@s es que se imaginen como sería con 3 y aprovechen el tiempo.
    Lo mejor que he hecho en mi vida es tener a mis hijas. Tranquila Valentina, cuando empiecen a hablar y las empieces a educar disfrutaras como una enana.
    Por cierto, he aprendido un montón de cosas de mis hijas.
    Un BESAZO.

  19. Cada cual vive y siente la maternidad de forma distinta. Me encantan los niños, y si físicamente pudiera tendría mas bebes. Si retrocediera en el tiempo, sería madre soltera.

  20. Hola…te sigo desde hace tiempo, pero no soy de comentar..excepto hoy, quizá porque me sentí identificada, soy una mala madre jaja, tengo solo una, y creeme que no quiero saber de otro más..la amo, la adoro, he aprendido mucho de ella, me sorprende, me anima..ella es mi motor, pero aún así
    llegan y hacen añicos todo y recuerdo una frase de un libro de GarcíaMarquez (si de todas maneras te vas a arrepentir..mejor di que sí), así que animo.. somos muchas en el mismo camino, en la misma busqueda..todo es temporal..

    Saludos !

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close