inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Alternativas a la obligación de los regalos sin perder amigos

niño no muy feliz con los regalos que ha recibidoHablando sobre mis preferencias de regalos, una colega me dijo que por ser minimalista estoy incentivando a otras personas a acumular cosas. Porque vivo regalando o vendiendo cosas que al final de cuentas ya no quiero en mi propia casa. Es una interesante interpretación de las cosas y muy a fin con el dilema del regalar por regalar descrito en Regalos Minimalistas. Parece que hay otra faceta en los regalos. De un lado existe la obligación de la persona que regala de regalar algo. Y del otro lado hay la obligación de la persona obsequiada de acceptar, agradecer y utilizar o exponer el objeto regalado.

Aunque diría yo que regalos y obligación no debería ir juntos nunca.

Trabajar la obligación de regalar es quizás más fácil. Puedes hablar con tus seres queridos antes de las navidades para implantar “tratados de no-regalos” (así lo llama mi hermano), para asegurarte que el regalo realmente esté alineado con la vida de la persona (en vez de comprar lo primero que te parece acceptable), para buscar alternativas no físicas a los regalos convencionales como las experiencias o servicios de tu parte. Y aunque personalmente tampoco estoy muy convencida de que regalar una mensualidad de algo que la persona paga habitualmente sea un regalo de verdad, me parece mejor que algo comprado porque cabía en el presupuesto. Y sí en tu afán minimalista estás regalando cosas que tú ya no necesitas, entonces déja bien claro que no hay obligación de acceptarlo. Aunque la responsabilidad de acceptar o no reside con la otra persona, le haces la vida más fácil si desde luego ofreces la opción de decir que no.

Ahora bien, es una cosa explicar tu relación con los regalos antes de que regales algo y de avisar que siempre pueden decir que no a tus regalos. Pero es una situación bastante diferente, cuando tu eres la persona que recibe. Entonces ¿cómo reaccionar frente a un regalo que en realidad no te hace tanta ilusión como el que te lo regala espera? Lo clásico sería fingir que te encantó y después reciclar los regalos en otra occasión. Será necesario un poco de maniobra para impedir que regales lo mismo de vuelta y solo funciona con regalos donde la persona no pueda “comprobar” el uso.

Otra alternativa es la prevención, o sea avisar que no quieres más regalos. Pero esta opción solo funciona con amigos o familiares cercanos, e incluso aquí te puede costar puntos de simpatía. Para la tía que todo año te da otro suéter, los colegas de trabajo, la vecina, y bueno, cada persona en general que no quieras inmediatamente asustar con renunciar a lo que parece ser la clave de una navidad (o un cumpleaños) feliz, para ellos necesitarás una opción alternativa que sea socialmente acceptada. Y sí que existe: las donaciones personalizadas/las donaciones en honor de otra persona. Mientras el hecho de anunciar que no quieres regalos en los ojos de los otros te hace algo antipático, anunciar que este año “cedes” tus regalos a una organización benéfica en el peor de los casos te hace cursi, pero adorable.

Algunas asociaciones benéficas ya ofrecen la opción de donar en honor de alguién. En Kiva.org puedes regalar a otra persona la opción de excoger el proyecto que recibirá tu donación. En español puedes dirigirte a CeroCO2 y regalar la neutralización de emisiones y a la vez ayudar a proyectos en países más pobres. Si tu organización favorita no tiene la opción de regalos, entonces puedes hacer tu donación y después “regalar” el recibo con una tarjeta bonita de navidad.

¿Cómo abordas tu el tema de los regalos?

—–
Foto: Javier Martínez / flickr

7 respuestas a Alternativas a la obligación de los regalos sin perder amigos

  1. Para regalarme a mí lo tienen muy fácil porque siempre le escribo la carta a los Reyes Magos 🙂 y pido lo que me gusta y me hace falta de verdad.

    A la hora de comprar yo los regalos también lo tengo fácil con algunas personas porque igualmente escriben su carta a Los Reyes. Con algunos (y sobre todo con algunas) lo tengo muy pero que muy complicado porque nunca jamás quieren decir lo que realmente quieren; piensan que si dicen lo que quieren ya no tiene gracia.

  2. Hola Vale,

    Como te dije apenas el pasado 21 de octubre cumplí mis treinta años y tomando en cuenta que las personas que me rodean pensaban regalarme algo no tuve mayor empacho en decirles que mi intención era adquirir un iPad y que no gastaran en cosas que realmente no quería, yo sólo quería mi iPad, así que cualquier aportación monetaria sería bien recibida.

    La única que no quiso entrar a este asunto fue mi esposa, pues me dijo que ella quería darme algo que fuera de ella para mí exclusivamente, pero sólo me regaló cosas que sabía que me hacían falta.

    El caso es que junté casi el 70% del valor del iPad gracias a la generosidad de la gente, y ahora leo tus libros en mi fabuloso aparato, que por cierto con las fotos te da una resolución excelente.

    Para esta navidad realmente no necesito nada, pues con mi iPad cerré el círculo de cosas que necesitaba, así que no haré mucho ruido al respecto.

    Te mando un gran saludo mi querida amiga.

    Omar Carreño

  3. Hola Vale

    Pues el año pasado en navidades me harté de comprar “mierda” y les regalé a cada uno un árbol (que plantamos). La idea era dar algo que creciera con los años en vez de algo pasajero, y aunque tal vez no fuera el regalo perfecto, allí está la obligación de aceptarlo 😛

    este año lo tengo más fácil: estoy muy lejos y correos es muy malo 😀

    ya en serio, odio los regalos por regalar, prefiero dar en momentos inesperados y creo que se aprecia mucho más.

    saludos

    • ¡Una idea maravillosa! Y también se puede adaptar a las flores que tanto se regalan a las mujeres en estas fechas: las flores con maceta sobreviven por mucho más tiempo que una semana.

  4. Me ha venido bien este tema despues de tanto tiempo que lo publicaste porque tengo un dilema.
    Que opinas tu valentina sobre dar un regalo que el otro te dice exactamente que es? No te parece que es mejor que se lo compre el y le das algo que te haga ilusion buscar para el?
    Tambien me gustaria saber ¿a quien tienes la obligacion de dar regalo? Suegros, padres, cuñados, sobrinos….
    Agradezco tu contestacion.
    Me encanta tu blog me ayuda mucho en mi dia a dia minimalista!

    • Hola Juana,
      Quizás esta entrada te puede ayudar en tu dilema: Como los regalos se convierten en cuestiones emocionales. Normalmente cuando otra persona te dice exactamente lo que quiere que le regales significa que valor los regalos de otra forma. Lo que a lo mejor para ti es una muestra de amor, para él es una tarea y él realmente cree que te está haciendo un favor, ahorrándote un montón de tiempo.
      Quizás la pregunta es: el regalo es para el o es para que tú puedas tener la ilusión de buscar algo para él?

      Y en cuanto a la obligación: en principio no creo que tengas obligación con nadie. Ahora, en la vida real en tu propia familia sabrás lo que es la tradición y hasta donde puedes transgredir sin que genere malestar. En la familia de tu pareja tendrás que decidirlo junto con él, ya que conoce mejor a su familia.

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close