inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Practicando la asertividad: ¿pizza o pasta?

La asertividad no es otra cosa que la capacidad de tomar decisiones, aunque no tengas toda la información que necesitas. O sea, en situaciones cotidianas cuando no hay tiempo para investigar todas las opciones. Por suerte la asertividad se puede entrenar, empezando con las pequeñas decisiones.

Practicando la asertividad en la vida diaria

Existen muchos momentos de incertidumbre en el día a día que son perfectos para practicar la toma de decisiones instantáneas con poco riesgo de equivocarte. En tu restaurante preferido, ¿quieres pizza o pasta? Para el teatro esta noche, ¿te pones el vestido azul o la falda negra? Para la merienda de los niños, ¿mejor plátano o yogur con muesli?

Si otra persona te lo pregunta, escoge una opción al azar. No le devuelvas la pregunta (porque probablemente está igual de indecisa). Si no estás segura, lanza una moneda al aire. Toma la decisión lo más rápido que puedas para no perder tiempo (y energía) con cosas que en realidad no importan. Porque seamos sinceras: dentro de poco ya ni recordarás lo que comiste ayer.

Estudiando la asertividad y conociéndote mejor

¿Recuerdas las revistas que leíste cuando aún ibas a la escuela? ¿Aquellas revistas que hoy hojeas mientras esperas que te atienda tu dentista? Muchas de estas revistas tienen tests “de personalidad” con resultados inventados basados en el sentido común. Si ignoras estos resultados por un momento, las preguntas son una buena herramienta para practicar tomar decisiones – y de paso conocerte un poco mejor. Si no tienes una revista a mano, aquí te dejo un par de preguntas que solo permiten un “sí” o un “no”. Son sacados de OKCupid, por si necesitas más.

  • ¿Crees que abrir la puerta para otra persona es una señal necesaria de cortesía?
  • ¿La astrología para ti es una ciencia?
  • ¿Te gustan las actividades al aire libre, como ir de camping?
  • ¿Te gusta el deporte?
  • ¿Tiendes a evadir tus responsabilidades?
  • ¿Qué es peor, la soledad o la pobreza?
  • ¿Aceptarías una ley que prohibe a las personas sin estudios de tener hijos?
  • ¿Eres feliz?
  • ¿Organizas tus finanzas?
  • ¿Te gusta que te lean en voz alta?
  • ¿Crees que el dinero puede comprar la felicidad?
  • ¿Si alguien te pide la mano, serías capaz de decir que no?
  • ¿Te gusta cantar?
  • ¿Mentirías en tu CV para conseguir un trabajo?
  • ¿Te disfrazas para Halloween? ¿Te gusta?
  • ¿Whatsapp o llamada?
  • ¿Le darías la contraseña de tu email a tu pareja?

Ya sé que no te gusta definirte. Entiendo que quieras defender, justificar, explicar tu elección. Porque tener una opinión te hace vulnerable, porque el si/no pone en evidencia la diferencia entre lo que quisieras y lo que haces en realidad. Al mismo tiempo te convierte en una persona más interesante y más decidida – y te permite cambiar si así lo deseas.


Photo

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close