inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

¿Cuánto vale tu tiempo?

El tiempo tiene el valor que tu le das.Septiembre, mes de cambios y de renovaciones. La gente vuelve de pilas recargadas, y muchos proyectos finalmente arrancan con más energía. Desde este mes trabajo tan solo de lunes a jueves. Los viernes serán mi principal recurso para proyectos laterales. Claro que he tenido que aceptar una reducción del salario equivalente a mi reducción de jornada, pero gracias a nuestra jornada minimalista, los cambios de los últimos seis meses (y también la mudanza) me lo puedo permitir. Disponer de más tiempo para las cosas que a mi me importan es una forma de aumentar mi calidad de vida.

A la hora de firmar el cambio de jornada el director de RRHH también me informó de que los extras (basados en los resultados de cada mes) se reducirán por el mismo porcentaje,  aunque las metas para el año permanezcan iguales. Porque según él «aquí te pagamos por hora de presencia, no por lo que haces.»  Parece ser una idea muy frecuente en muchas empresas, sobre todo a partir de cierto tamaño. Cuando ya no se conoce todo el mundo es más difícil confiar de que todos den lo mejor de sí. Por lo tanto muchos departamentos de RRHH parecen concentrarse tan solo en el factor coste de su gente, y se olvidan de las oportunidades que les brinda una plantilla llena de motivación y entusiasmo.

En este momento me sentí traicionada: He puesto mucha energía en lo que hago y no pensaba en reducir mi ritmo de análisis, de proyectos y de resultados. Todos sabemos que el tiempo no equivale a los resultados, puesto que la ley de Parkinson también se aplica a la semana laboral. Pero fui informada que si consigo llegar a mis metas con menor tiempo invertido, entonces significa que «has estado trabajando muy mal hasta ahora». Me veo antes una paradoja: si trabajo bien, pero en jornada reducida se me acusará de haber estado estafando la empresa antes. Pero si trabajo mal tampoco se me recompensará. Será que es imprescindible de hacer presencia por presencia para que mi grano de arena sea reconocida? Por qué todavía se miden los resultados en horas, si ya no trabajamos en una linea de montaje?

Como resultado he calculado mi salario por hora. Y aunque mi paquete salario total no está mal, calculándolo por hora me quedé atónita: es poco más de lo que gana mi prima al dar clases de refuerzo para niños. Claro, estoy comparando un salario neto con un salario bruto, pero a la hora a mirar lo que las nos nos llevamos a casa por hora no hay grande diferencia.

Lección filosófica: El autor de Your money or your life (Tu dinero o tu vida) define el dinero como energía vital. Como solo tienes una vida, entonces tienes que definir bien en que gastas y como ganas tu dinero. A la hora de gastar es muy bueno saber el propio «salario por hora», porque pone las cosas en perspectiva. Si el nuevo gadget de hora en realidad representa 148 horas de tu vida en tu actual trabajo, entonces tiene que tener ciertas características (o mejor, usos) para que valga la pena que inviertes en el. Del otro lado, si tienes más consciencia sobre cuanto ganas por hora de tu vida, entonces también tu trabajo se pondrá en perspectiva. Un trabajo fijo, aunque no muy excitante puede ser muy útil en pagar las necesidades básicas de la vida (techo, comida, transporte), pero a partir de cierto valor, tu tiempo ya vale mucho más que el dinero que te proporciona. Y el mismo momento que te das cuenta que se te ha ido la ilusión, vale la pena reexaminar tu uso del tiempo también incluyendo las horas de 9-6 en la ecuación.

Parece que estoy en el camino cierto. He cambiado un día de trabajo por 8 horas de realización. El próximo paso es aprovechar estas horas de energía vital para algo que me devuelve energía en vez de quitármela. Para empezar, este viernes haré un curso de iniciación en el centro de innovación de Barcelona para aprender todo sobre como trabajar de autónoma. Después a pasar por el centro cívico de mi barrio para informarme sobre la posibilidad de colaborar en dar algún curso. Es hora de invertir mi tiempo en algo que me hace ilusión. Algo que tiene potencial de mejorar la vida en este planeta, aunque sea un poquito, aunque sea para 10 personas. Hay muchas cosas que valen más y tienen mayor impacto que 8 horas calentando una silla a cambio de dinero.

—-
Foto: belgapixel’s/flickr

10 respuestas a ¿Cuánto vale tu tiempo?

  1. Tienes toda la razón, es una pena que lo que tengan en cuenta en muchas compañías sean las horas y no el resultado, que es precisamente lo que le va a darle beneficios a la empresa. Hay gente que lo único que hace es calentar la silla, y otros innovan y dan valor a la empresa, pero al final cobran lo mismo tanto unos como otros. Es una pena, esperemos que vaya cambiando poco a poco la mentalidad.

    Un saludo

  2. Valentina, me he sentido muy identificado con tu caso, ya que estoy en una tesitura similar. Después de hacer muchas cábalas y muchas cuentas, he decidido que lo que más me conviene es montarme yo mi propia empresa. En el pasado ya tuve una, y sé que también tiene sus inconvenientes, pero si crees en tí misma y en tu potencial, seguro que te iría muy bien.

    Ya me he cansado de las promesas de muchas empresas que dicen que cobraré según mi valía y mis conocimientos, y luego resulta que me pagan por las horas trabajadas y cobrando menos que otros compañeros que están por debajo de mí (en conocimientos) pero que llevan más tiempo en la empresa, es decir que cobran más por antigüedad y no se molestan en seguir aprendiendo cosas nuevas porque dicen que van a cobrar lo mismo…

    Es muy decepcionante intentar mejorar en la vida para estar mejor preparado y ser mejor persona y en cambio ver que a tu alrededor sólo están pensando en cobrar más y hacer más horas porque sólo se piensa en el dinero que se gana a final de mes…

    Lo dicho, yo ya estoy mirando el darme de alta como autónomo y te animo a tí a hacer lo mismo… 😉

    • Felicidades Jaime! He estado visitando tu blog y está super profesional. Te deseo todo lo mejor para tu nueva etapa de autónomo. No te olvides contarlo en tu blog para ver que tal te va.

      • Gracias Valentina! Todavía me queda un par de meses para darme de alta, aún estoy con el proyecto y pensando todo bien, pero sin duda contaré mis experiencias en el blog.
        Yo te animo a que sigas en la linea que llevas en este blog, tratas temas muy interesantes! Un saludo!

  3. Creo que es epidemia mundial, en America sucede excactamente lo mismo, te pagan por horas no por resultados.

    Pero tiene una parte valida desde el punto de vista de la empresa: se trata de organizar todo para que una plantilla de muchos mediocres y pocos creativos obtengan los resultados esperados. Depender poco de la escasa inteligencia y curiosidad es parte del esquema de las empresas.

    Por otro lado, que bueno que lograste reducir tu jornada de trabajo sin mayor problema, muchas empresas no haceptan ese esquema de trabajo.

    Suerte en tus proyectos.

    • Cuando la empresa llega al punto de tener muchos mediocres, entonces quizás ya debería evaluar nuevamente como hace las cosas y si hay algo que no cuadra. Trabajadores mediocres generalmente no lo son por defecto, sino por falta de motivación, que es algo que se podría remediar en muchos casos. Eso si la empresa lo quiere. Hace falta confianza, entusiasmo, una causa… quizás leyendo algo de Seth Godin 😉

      • En todo caso, la discusión se centra en cuantos mediocres se consideran muchos.

        Tienes razon cuando dices que la mayoria lo son por falta de motivivación, no por defecto.

  4. Tienes razón. Yo estoy pensando en lo mismo, necesito tiempo extra para otras cosas, pero sé que me pasara lo mismo, me reducirán el sueldo aunque mis resultados sean igual o mejor.
    Sigo tu blog, me gusta mucho.
    Cuando sepas donde daras el curso avisame, tal vez pueda apuntarme.
    Ánimo y éxito.

    • Carmen, que guay ver alguien de Barcelona aquí. Gracias por seguir a mi blog.
      La reducción del salario era algo que esperaba (era una razón por cambiarme de piso), lo que no me gustó fue la reducción del bonus. Y ni siquiera la reducción en sí, sino el razonamiento. «Te pagamos por el tiempo aquí, no por lo que haces», creo que fue lo más despectivo que he escuchado en toda mi carrera. Pero bueno, hay que dejar pasar los rencores y me concentraré en las alternativas que me he creado. Así que lo tienes prometido que avisaré cuando llegan los cursos.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close