inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

La magia de deshacer la maleta

Maleta Miami

El primer reto que te espera al volver de vacaciones será deshacer la maleta para guardar cada cosa en su lugar. Es el momento perfecto para hacer una revisión de tus pertenencias y simplificar un poco. Hay cosas en tu maleta que no has tocado, y hay cosas en tu casa que ni recordabas. Ahora tienes la oportunidad de tomar una decisión sobre cada uno de estos objetos.

La maleta del avión: revisa tu armario

El equipaje en los viajes de avión suele contener sobre todo ropa. Antes de deshacer estas maletas, echa un vistazo a tu armario. Te habrás llevado las prendas que mejor encajan con tu vestido y que más te gustan. Mientras no sorprende que dejaste el traje en casa (por no encajar con un viaje a Egipcio), las camisetas y la demás ropa de verano sí que merecen una revisión más cuidadosa. ¿Por qué dejaste las que dejaste? ¿Están muy desgastadas? ¿No te va el color? ¿Tienes demasiadas? Todas las prendas que no has echado de menos y que no te has puesto en toda la temporada de verano no tienen por qué seguir allí. Ahórrate el trabajo de volver a guardarlos cuando harás el cambio de armario a finales de Septiembre. El año que viene no te gustarán más. Libera el espacio y entrega estas prendas a alguien que los aprovechará mejor.

Ahora haz lo mismo con lo que sigue dentro de tu maleta. Las prendas usadas pueden ir directo a la lavadora. Las prendas que no has tocado en todo el viaje merecen una reflexión adicional: ¿Por qué los llevaste? ¿En qué circunstancias te las hubieras puesto? ¿Te las pones en la vida cotidiana? Si te das cuenta que no te las pones ni en las vacaciones ahora es el momento para añadirlo a la pila de donaciones.

El maletero del coche: revisa tu cocina

Durante las vacaciones las carreteras se llenan de coches dignos de una mudanza. Como no hay restricciones (casi), el maletero contiene una segunda vivienda: las maletas con la ropa, los accesorios para la playa (esterillas varias, la sombrilla, las toallas), los edredones, los cacharros de cocina (ollas, platos, la licuadora y el colador grande para la pasta) y más. La selección de cosas a llevar es menos cuidadosa que en los viajes de avión, porque hay mucho más espacio. Nuevamente, el proceso de sacarlo todo puede ser el inicio del proceso de simplificar toda la casa.

Además del armario, ahora podrás hacer una revisión rápida de tu cocina: ¿cuáles de los accesorios que llevaste realmente las has utilizado en las vacaciones? ¿Cuáles de tu cocina no has echado de menos (o ni recuerdas)? Déjalos en una bolsa aparte para darte un tiempo más de reflexión. Si después de tres meses no has abierto esta bolsa, el contenido realmente no te hace falta.

Las oportunidades naturales del minimalismo

Deshacer las maletas, el cambio de temporada del armario, el proyecto de pintar la habitación pequeña, una mudanza: hay ciertos momentos en las que mueves tus cosas. Es una oportunidad para darte cuenta de lo que tienes y para decidir conscientemente qué se quedará en tu vida y qué está ocupando espacio sin aportar ningún valor.
Recuerda: si no es bello ni útil, no tiene por qué estar en tu casa.

[box]Minimalismo Práctico: SImplifica tu Cocina. La guía definitiva para crear hábitos alimenticios que se adapten a tiSi quieres reorganizar tu cocina para convertirla en tu aliado en tu búsqueda por una vida más sana, no te pierdas el nuevo libro:
Simplifica tu Cocina. La guía  definitiva para crear hábitos alimenticios que se adapten a ti.

Aprenderás a simplificar el contenido de tu cocina para que haya más espacio para tus ideas y sus realizaciones. [/box]

3 respuestas a La magia de deshacer la maleta

  1. Te leo y pienso, cuánta razón. Yo he dado pasos de gigantes este último año, en cuanto a deshacerme de cosas que no uso, pero aún me queda mucho camino aún por recorrer.
    Gracias por tus aportaciones.

  2. Te leo y pienso, cuánta razón. Yo he dado pasos de gigantes este último año, en cuanto a deshacerme de cosas que no uso, pero aún me queda mucho camino por recorrer.
    Gracias por tus aportaciones.

    • Gracias a ti por leerme y apoyarme. A todos nos queda mucho camino que recorrer, al final es el camino que importa. Suena un poco fatalista, pero la finalidad de la vida al final será la muerte. Así que antes de que me retire al cementerio, mejoraré cada día un poquito e intentare de convertir este mundo en un lugar ligeramente mejor.

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close