inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Despachos de alquiler para aumentar el consumo

Reducir costes de almacenamiento alquilando más espacio?

En mis últimos viajes de metro me he encontrado varias veces con la publicidad de una empresa de despachos de alquiler. Y no solo en el metro, también se anuncian en grandes pancartas en las estradas principales, y a través de banners en la red. El mensaje es siempre el mismo: te alquilamos espacio extra para poder guardar aquellas cosas que no caben en tu casa.

Hasta ahora pensé que los trasteros de alquiler eran para estas raras ocasiones donde hay que alquilar un espacio extra por un tiempo determinado a causa de algún cambio mayor en la vida: las reformas de la casa requieren guardar los muebles en algún lugar, el semestre de Erasmus requiere guardar algunas cosas durante seis meses. Pero esta empresa promete algo más: el alquiler de trasteros a largo plazo, para poder guardar las cosas que no necesitamos en el día a día. Prometen que con esta medida el argumento del espacio ya no podrá impedirte la realización de tus sueños: puedes seguir comprando aunque no tengas espacio para guardar las cosas.

Argumentos para tener un trastero… revisados

Por ser minimalista, la idea de guardar cosas que no necesito me parece un tanto absurdo. ¿Si no lo necesito, para qué lo voy a guardar? Pero quizás esta evaluación sea un poco precipitada. Así que os presento los argumentos de la propia empresa, junto con las alternativas minimalista.

Porque tengo cientos de libros y ya no sé donde guardarlos
Si te gusta estar rodeado de libros, entonces el trastero no es una solución. Se quedarán empaquetados en cajas y no ya podrán inspirarte. Escoge los libros que guardarías en el trastero y llévalos a la biblioteca del barrio. Así siempre podrás cogerlos prestados si realmente quieres revisar algo, pero ya no ocupan espacio en tu casa. Además otras personas podrán beneficiarse de ellos y tú no tienes que pagar por el espacio.

Porque practico deportes de aventura y necesito guardar el equipo
¿Cuántas veces al año practicas ese deporte? Calcula cuánto te costará guardar las cosas e infórmate sobre las opciones de alquiler en el lugar . Muy probablemente los esquís también se pueden alquilar en la estación de esquí.

Porque no tengo espacio en casa y necesito más metros
Este argumento me parece un poco genérico: en todo caso tendrás que revisar cuales son las cosas que no utilizas para poder guardarlas. Haz la misma revisión, pero revisando si todavía se pueden vender o donar estas mismas cosas.

Porque tengo que guardar la ropa que no utilizo
Por supuesto que tienes ropa de invierno y ropa de verano. Pero si hay tanta que no sabes a donde guardarla , entonces te recomiendo que participes durante 3 meses en el proyecto 333. Tal vez después de esta experiencia el trastero ya no hará falta.

Porque tengo acceso 24/7/365 para poder entrar a todas horas
La opción de “poder entrar a cualquier hora” suena realmente tentador. Sólo que el despacho está en un polígono industrial en las afueras de tu ciudad. ¿Cuántas veces cogerás tu coche para poder recoger aquel libro que está guardado en el fondo del cajón número 14?

La gran ventaja de los trasteros es que acabas olvidando lo que has guardado dentro. Son perfectos para comprobar si alguna cosa hará falta en el futuro o no. La gran desventaja es que acabas olvidando lo que has guardado, mientras la cuenta del trastero llegará puntualmente cada mes. ¿Realmente quieres pagar para poder gastar más dinero en cosas para los cuálas tendrás que alquilar más espacio tarde o temprano?

Citando la propia empresa: “Hay cosas que usamos de vez en cuando, pero la mayoría del tiempo ocupan espacio de manera innecesaria en nuestro hogar. En estos casos tenemos dos soluciones: vivir dominados por los objetos o trasladarlos a un trastero privado, y ganar espacio para ti y los tuyos.“
Añadiría una tercera solución: deshacerte de las cosas que ni usas ni quieres tener en tu casa. Véndelas, dónalas, tíralas…

Puedes inspirarte en el manual de la Mudanza Minimalista o en el libro Minimalismo Anticrisis.
Y si necesitas a alguien para que te ayude en la transición, contáctame.

11 respuestas a Despachos de alquiler para aumentar el consumo

  1. Yo también he visto esos anuncios en muy ciudad y me hacen mucha gracia. Ahora no solo hay que tener una vivienda para ti, si no que también tienes que alquilar una casa para tus
    trastos,je je….
    Un saludo

  2. A raíz de una mudanza que tuvimos que hacer sin ayuda, nos dimos cuenta de la enorme cantidad de cosas que teníamos y que no utilizábamos. Cargar a cuestas todas esas cosas, y por partida doble (fue debido a unas obras de reforma en casa, con lo que tuvimos que irnos temporalmente) fue catártico.
    Muchas cosas que hicieron el viaje de ida no hicieron el de vuelta, y de las que sí volvieron muchas fueron donadas, vendidas o regaladas.
    En su momento, antes de la mudanza, pensamos en alquilar un trastero de estos. Ahora cuando veo publicidad de estos negocios me sonrío, aunque me apena pensar que hay mucha gente que paga al mes por almacenar cosas que no utiliza.

    • Tener que cargar con las propias cosas es lo que más incentiva a reflexionar sobre todo lo que tenemos, porque de repente, en cajas, se ve más absurdo.

  3. Me has hecho recordar un post donde reflexionaba al respecto, decía entre otras cosas:
    “Si el ser humano cambia totalmente sus células cada tres años más o menos, es decir podemos aseverar que después de unas décadas no somos el mismo espécimen (salvo las neuronas y alguna cosa más) el resto lo dejo para el que sepa sobre el tema…
    ¿Porqué me empeño en perpetuar algo de un ser que ya no existe?

    Al hilo de esta reflexión me viene el recuerdo de una historia que escuché en un documental:
    Unos aborígenes del amazonas, cuando el poblado comunal está inevitablemente infestado de pulgas y parásitos, una noche (esto parece que es importante) abandonan colectivamente el poblado dejando enseres y demás cosas, montando en otro sitio otro campamento comunal lejos del antiguo hasta que tengan que realizar otra migración por el mismo motivo, ese es el modo en el que luchan y sobreviven a los parásitos…

    ¿No deberíamos hacer nosotros lo mismo? “
    http://tribunaavalon.blogspot.com/2010/08/yo-mismo-y-mis-contradicciones-humanas.html

    La historia es más larga, pero mi vivencia de primera mano fue de ese modo.
    Debido a mis experiencias sobrevenidas, soy un minimalísta convencido, pienso que deberíamos hacer una mudanza cada 5 años…
    Un saludo
    Avalon

    • Gracias Avalon por el aporte. Estoy de acuerdo con la mudanza cada 5 años, aunque no creo que tenga que ser una mudanza de lugar, sino una revisión de todo lo que tienes. De hecho, lo podrías hacer una vez al año para no acumular demasiadas cosas. Es una pasada lo que entra en nuestras casas sin que nos damos cuenta.

  4. Tengo unos amigos que tuvieron que cambiarse de casa, hicieron muchas cajas para organizar la mudanza, durante meses en la nueva vivienda no se abrieron, eran cosas que no se necesitaban a diario, cuando pasó el año (12 meses) sin tener que abrirlas, directamente las tiraron. Decidieron que si durante 1 año no habían necesitado nada de lo que había dentro, tampoco lo necesitarían en un futuro próximo, lo encontré muy lógico. Mi amiga me lo contaba riéndose, pero era cierto, para ¿qué seguir guardandolas?

    • Qué bueno! Poca gente tiene el valor de tirar cosas aunque no los haya visto durante un año. Dales mis enhorabuenas a tus amigos!

  5. Contaré la historia de un familiar mío: tiene un piso de tres dormitorios donde vive con su pareja y dos chiquilines; cuando nació el segundo hijo, decidió que el estudio que tenía en una habitación debía desaparecer para hacer sitio al nuevo bebé, así que…se compró un apartamento de un dormitorio para poner su estudio (su pareja y él son arquitectos), y de camino, se compró un trastero, para guardar cosas del piso y del apartamento que no le cabían en ningún sitio.
    Lo gracioso es que tiene el piso en un edificio, el trastero en otro que está en la misma calle y el apartamento en otro barrio más lejos, con lo cual, necesita una plaza de garaje en cada edificio, porque si no, no puede aparcar.
    Cuando las cosas iban bien, pagaba sus facturas y sus hipotecas y punto, pero la crisis ha golpeado muy duro a la construcción y el golpe llega también a los arquitectos, así que ahora tiene muchas cosas y demasiadas hipotecas, y lo peor, nadie puede comprarle nada de eso porque nadie tiene dinero para tanta propiedad.
    Seguiré repitiendo hasta la saciedad: qué bien vivo siendo minimalista.

    • Gracias Anke por compartir esta historia. Es un muy buen ejemplo como la vía más fácil (alquilar otro espacio) se puede convertir en un callejón sin salida (inmediata). Espero que tu tio consiga salir de la situación. Y a lo mejor se hace un poquitín minimalista con lo vivido. (Ya le podrás aconsejar tu).

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close