inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

El libro de los recuerdos

Libro "el regalo"El cerebro tiene un límite natural para recordar cosas en cada momento. Generalmente este límite se establece alrededor de los 100-150 contactos. A partir de los 150 ya no recordarás a todo el mundo. A partir de 150 tareas es recomendable utilizar un sistema de productividad para no olvidarse de algo importante. Y a partir de 150 objetos empezarás a buscar cosas que no recuerdas donde las has dejado.

La lógica entonces sería reducir todo a menos de 150 cosas, o utilizar un sistema que ayuda a organizar y priorizar lo que queremos recordar. Para las tareas recomiendo el sistema GTD o la cajita de la productividad. Para los contactos una agenda puede ser de gran ayuda. Y para los objetos lo más fácil es simplificar lo que tienes y deshacerte de lo que ya no utilizas.

Los objetos sirven de anclaje para nuestros recuerdos

En teoría debería ser fácil deshacerte de lo que no utilizas. Si no lo has utilizado en un año: dónalo, vendelo o tíralo. Pero en la vida real no es tan sencillo. Este pañuelo no lo he utilizado nunca, pero es un regalo de mi mejor amiga de la infancia y cada vez que lo veo pienso en ella. Aquella rosa seca ni siquiera combina con mi gusto de ahora, pero fue el inicio de mi primer amor adolescente. No guardamos las cosas de forma inconsciente, sino porque no queremos perder los recuerdos que están relacionados con el objeto en cuestión. Si pudiéramos desvincular el recuerdo del objeto y asegurarnos de no perderlo, el objeto perdería su función.

El libro de los recuerdos que reemplaza los objetos

Así que el reto es transferir el recuerdo del objeto a algo más seguro y más fácil de guardar. Necesitas una solución que desvincule el recuerdo de lo físico, pero de una forma que tengas asegurado de que no se va desvanecer por falta de su presencia. La solución puede ser un “libro de los recuerdos”.

El libro de los recuerdos contiene las fotos de todos los objetos que has dejado atrás, junto con un texto que explica el recuerdo que estaba relacionado con cada uno de ellos. De esta forma no necesitas guardar el florero de tu tía abuela. La foto de este florero, junto con tu propio relato de cómo ella te ayudaba con los deberes será más que suficiente para que puedas revivir la experiencia sin necesidad de tener el florero físicamente en tu casa. Parecido con el diario de la gratitud, el libro de tus recuerdos te ayuda a centrarte en lo importante de tu vida sin desestimar el pasado y tus sentimientos.

¿Cómo guardas tus propios recuerdos?


Imagen: scribbletayler / fickr

15 respuestas a El libro de los recuerdos

  1. Esa es una muy buena pregunta. Los recuerdos que guardo en la mente son los únicos que tengo y me esfuerzo por no poner en objetos lo que siento por las personas.

    Quizá soy la única persona que no tengo una sola foto de mis padres o abuelos. A todos los llevo en el corazón y con profundo agradecimiento por hacerme lo que soy.

    Pero recuerdos así como álbumes fotográficos o grabaciones, no tengo.

    • A nivel de optimización de espacio, es perfecto. Ahora, debo decir que me gusta tener fotos en la pared, especialmente porque siempre son un punto de partida para conversas con visitas. Aunque estoy consciente de que en este punto soy muy alemana: amigos se invitan a cenar a casa, mientras en España se va a un bar de tapas. Así que aquí nadie verá nunca lo que hay en la pared.
      Reformulando la pregunta: ¿cómo compartes tus recuerdos si no utilizas ningún soporte visual?

      • Perdón por la demora en responder! No me había percatado.

        Los recuerdos? Ahora que lo pienso siempre son historias y anécdotas y trato siempre de hacer los relatos chuscos y amables.

        Finalmente es la mejor manera de pasar las tradiciones, no?

        🙂

  2. Hola Valentina, muy buena idea. Me gusta porque permite caminar hacia el futuro sin despreciar el pasado, dándole su justo lugar y encima como proyecto creativo.

    ¡fantástico!

    • Y además es una forma super linda de compartir tu pasado con alguien que te importa mucho. Ya sea una pareja, tu hija de intercambio o un amigo de tu juventud.

  3. Hago algo parecido, tomo una foto del objeto y la guardo.

    Solo que tambien escribo todo lo que se me ocurra sobre el objeto y lo guardo con la foto. Es algo así como un libro ilustrado de los recuerdos.

    • Eso es exactamente la idea: guardar la foto junto con un texto sobre los recuerdos. O una grabación, depende si te gusta más escribir o hablar y en qué formato lo quieres guardar. ¿Cuántas fotos ya tienes? ¿Y cuántas por año añades a la colección?

      • Fotos con todo un recuerdo son pocas, como 10.

        Pero la mayor parte de las fotos que imprimo tienen al reverso la fecha y el sitio dosnde se tomaron, quienes aparecen en la foto y algun comentario. Las fotos que guardo en el disco duro tienen algo parecido en versión super condensada en el nombre del archivo. Esto sirve para saber que estaba haciendo «en esas fechas», así no tengo que escribir tanto cuando quiero guardar un recuerdo porque puedo recurrir a las demás fotos y evoco una temporada de mi vida.

        En total tengo como 9000 fotos en el disco duro y cerca de 100 impresas.

  4. Me ha resultado muy inspirador tu artículo, la memoria humana es finita o al menos limitada por el tiempo-espacio y por las mermas de la enfermedad o vejez…
    Es una idea que voy a poner en práctica de manera más extensa que hasta ahora, sabido es mi preocupación por los soportes que están limitados por la obsolescencia técnica.
    Encuentro limitado el soporte fotográfico, pues no puedo guardar los olores que me traen recuerdos… aquél plumier de mi infancia que todavía conservo, tiene el olor de mi escuela, y eso no lo puedo fotografiar…
    Me he renovado ya muchas veces, tanto biológica como intectualmente, pero en cierta medida estoy atado a mis recuerdos.
    Gracias por los aportes que son cada uno una gozada leerlos.

    • Gracias Avalon por tu comentario.
      Tengo una curiosidad: ¿Cómo consigues mantener los olores que te traen los recuerdos? ¿Realmente el plumier todavía tiene el olor que tenía antes, o simplemente tu celebro pretende recrear este olor al reconocer el plumier? Imagino que si lo tienes guardado con otras cosas, el olor se perdería, no? Quizás nuestro celebro es más virtuoso para recordar de lo que creemos 🙂

  5. Hola Valentina,

    Hacerme una foto con algún objeto al que le tengo apego constituye ese pequeño empujoncito que me falta para deshacerme de él.
    Lo he hecho muchas veces con la ropa. Cuando tengo algo que no me pongo y que sé que no me voy a poner pero que me trae muchos recuerdos, me hago una foto y ¡ala! ya le puedo dar larga 🙂
    Ahora bien, yo soy más partidario de tenerlo en formato digital que no en un cuaderno físico.

    Un saludo

    • Gracias por el comentario Luis,
      A lo mejor la preferencia por lo digital o impreso también tiene algo a ver con la propia afinidad tecnológica y si quieres compartir los recuerdos. Muchos jóvenes no tienen problema de revisar recuerdos en su portátil, pero a mi madre la veo más con un libro físico en su rincón del sofá. Y para mostrar los recuerdos a tus hijos antes de dormir (para que puedan aprender poco a poco algo de tu historia), el libro también es la mejor opción.
      Así existe una solución para cada tipo de situación personal.

  6. Y algunos, hasta podrían editarse. No es ninguna mala idea abrir una colección en una editorial con este tipo de libros…

  7. […]  y nada (ni nadie) puede culpabilizarme por haber tirado un papelito o una pulsera de hilo. El “Libro de los recuerdos” de Valentina es muy inspirador para […]

  8. Hola Valentina!!! Esta es de las mejores ideas que he encontrado para poder deshacerme de esas cosas que guardas como recuerdo, y que como bien dices, en realidad me molesta tenerlas guardas. Y encima me encanta escribir en cuaderno, así que al final será una tarea hasta divertida. Gracias por el consejo, lo voy a aplicar para vaciar mi altillo! Un saludo

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close