inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

La estrategia definitiva para eliminar los regalos

Cómo eliminar los regalos sin eliminar la intención

Parece que el estrés de encontrar regalos adecuados para amigos y familiares es parte integral de las semanas antes de navidad. Entre que no sabes qué exactamente regalar (y su va gustar) y las tiendas están llenas de gente con el mismo problema, la caza de los regalos se convierte en un infierno. Pero no tiene por qué ser aquí. Hoy quiero compartir algunas ideas para eliminar los regalos de tu vida – o devolverle algo de magia a esta tradición.

Los regalos como un lenguaje

¿Por qué hacemos regalos? Para muchas personas es una forma de expresar su cariño y su amor, especialmente cuándo no han aprendido otras formas en expresar estas emociones. El problema surge cuándo no sabes qué regalar – pero la costumbre te lo exige. Si casi no ves a tu hermano desde que se ha mudado, es difícil saber qué le haría ilusión en esta nueva etapa de su vida. Si tu mejor amiga se puede comprar sus antojos y no tiene lista de deseos, es difícil escoger algo que no acabe como atrapa-polvo. Y si tus familiares y amigos saben que tu te consideras minimalista, tú misma eres un reto para ellos (aunque siempre puedes compartir la Guía de las Navidades Minimalistas con ellos).

El reto está en traducir el lenguaje de los regalos para demostrar amor y cariño de otra forma. ¡Ojo! No digo que lo hagas para ahorrarte los 249 EUR que cada Español se gastará este año (Mexico: 3,517 pesos, Argentina: $1287). La gracia está en cambiar de enfoque: en vez de regalar cosas, regala experiencias o tiempo. Puede que te cueste lo mismo, pero no ocupará espacio en tu casa y creará recuerdos duraderos.

¿Cómo hablar de los regalos con mis seres queridos?

La conversación no es fácil, y recomiendo tenerla ahora – no debajo del árbol de navidad o delante del Caga Tió, cuando ya es demasiado tarde. Recuerda: tu objetivo no es eliminar las muestras de afecto, sino de traducirlo en algo más sostenible y menos comercial. Algunos ejemplos:

Los niños ya tienen un montón de juguetes, pero les haría mucha ilusión ir al zoológico / museo de ciencias / cine 3D / … con vosotros. ¿Qué tal si les dais un vale para ir juntos?

¿Qué tal si cambiamos nuestra tradición de regalo este año y en vez del amigo invisible invertimos el dinero en ir todos juntos a un Escape Room en enero?

Devolver / regalar / donar regalos recibidos

Por mucho que sugieres actividades o vales, habrá personas en tu entorno que no te lo creen. Si tu plan es devolver sus regalos (a la tienda), reutilizarlos como regalo para otra persona, o donarlos, vale la pena explicar el motivo por el que no te lo quedarás.

Quería hablar contigo sobre los regalos este año. Nos gustaría hacer algo diferente. Tenemos la suerte de tener todo lo que necesitamos y estamos intentando de mantener la casa despejada. Por eso hemos decidido con los niños de devolver los regalos físicos que nos llegan este año y donar el dinero a xyz / invertirlo en clases de música / …. Te lo quería compartir para que no estés triste si decidimos no quedarnos un regalo tuyo.

Presentarlo de esta manera también le da la opción a tu familiar amigo de directamente contribuir con estar clases de música / causa etc… y te lo repito: no lo hagas a la hora de abrir los regalos. Esta conversa es mejor tenerla bastante antes o después de las fiestas.

Recuerda las intenciones y emociones de los regalos. Tu familia y tus amigos no te dan regalos que no quieres ni necesitas para hacerte daño. Muy por el contrario: te quieren ver felices y demostrar su afecto y lo hacen tal como lo recomienda la publicidad – con cosas. Tu objetivo no es eliminar los regalos porque sí, sino de cambiar la conversa y poner el enfoque en la parte del afecto y la amistad para cambiar el concepto regalo: no tiene por qué ser una cosa física con ticket de compra. Una comida compartida, un noche de juegos de mesa, o una donación a tu ONG preferida demuestran en sentimiento de forma mucho más personal.

Si ya has tenido esta conversa – ¿cómo te ha ido?

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close