inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

La vida no es una carrera: ¿cuál es tu ritmo?

buscando el ritmo perfectoAl correr por las mañanas siempre hay personas que son más rápidas que yo. Y también los hay que van más despacio. La mayoría de los rápidos tienen la cara rojiza y respiran a un ritmo frenético. Escuchan música que les dicta este ritmo acelerado. Concentrados en llegar lo más rápido posible (quizás para poder tachar esta tarea de su lista?) me echan una mirada desdeñosa cuando me adelantan a toda prisa dirigiéndose a su destino imaginario.

También hay los que corren lentamente, forzado por algo que no está bajo su control. Con o sin música, todos están bastante atentos a lo que pasa a su alrededor. No pueden ir más de rápido, ya sea por la edad, por alguna enfermedad, o por estar embarazadas. Su mirada casi vergonzosa los delata.

Y otros no quieren ir más rápido, porque han encontrado su ritmo. Saben que no se trata de quién llega más rápido a alguna meta imaginaria, sino que lo importante es disfrutar del trayecto y no parar. Encontrar tu propio ritmo no es fácil, sobretodo cuando te encuentras rodeado de otros corredores que tan solo se concentran en la rapidez. Hace falta cierta autoestima para encontrar tu propio ritmo y dejar a los otros pasar. Pero pronto conseguirás concentrarte en ti mismo y en el ritmo, de percibir lo que te rodea y disfrutar de lo que ves sin sentirte juzgado por tu velocidad. Al fin y al cabo, quién te juzga eres tu mismo, basándote en las medidas de otras personas.

¿Cuál es el ritmo de tu vida?

Para muchos la vida también se ha convertido en una carrera. Más alto, más rápido, más lejos son las lemas de la sociedad. Los estudiantes tienen que salir cuanto antes de la universidad (proceso Bologna), tienes que encontrar cuanto antes un trabajo donde te paguen un buen salario lo antes posible para que puedas comprarte una casa lo antes posible. Después solo hace falta trabajar 60 horas por semana para que puedas jubilarte y finalmente disfrutar de tu casa y de tu familia (si todavía la tienes).

Los amigos, la familia, aquel hobby que te gustaba tanto de niño se quedan en segundo plano, relegado a las vacaciones. Lo único que te permites es correr media hora a velocidad máxima por la playa para poder decirle a tu médico que sí llevas una vida muy equilibrada.
¿Es este el ritmo que buscas para tu vida?

Lo importante no es la velocidad, sino seguir avanzando

Cada vez hay más personas que no quieren seguir este ritmo, que están cansados del más y más sin tener tiempo de poder disfrutar del aquí y ahora. Ideas como la “semana laboral de 21horas” reciben cada vez más atención. Quieres trabajar menos para vivir más y al mismo tiempo tienes miedo del cambio, de lo desconocido.

Si trabajas menos, ganarás menos dinero. Significa que tendrás que replantearte tus hábitos de consumo, tu forma de vivir. Encontrar tu ritmo requiere que te conozcas a ti mismo, que definas tus valores y que los incorpores cada día un poco más en tu vida. Si quieres pasar más tiempo con tus familia, tendrás que avisar a tu jefe de que tu blackberry estará apagada los fines de semana. Si quieres recibir más visitas en tu casa, ya es hora de deshacerte de los trastos que ocupan tu habitación de visitas. Si quieres volver a pintar, abre un espacio en tu casa dedicado tan solo a este hobby y dedica dos horas semanales a la pintura en tu calendario.

No se trata de cambiarlo todo en un día, sino de incorporar cada vez más cosas en tu vida que te den placer. No se trata de la velocidad de los cambios, sino de que sigas avanzando. Si encuentras tu propio ritmo podrás disfrutar del trayecto. Y qué más es la vida sino un trayecto hermoso. Disfrútalo hoy, que no sabes cómo será el mañana.


Imagen: nickgrant.co.uk / flickr

8 respuestas a La vida no es una carrera: ¿cuál es tu ritmo?

  1. Hola valentina!!!
    De nuevo te reitero mis felicitaciones… me inspiras siempre y hago justo valor a tus opiniones, por son las mias!!!
    Definitvamente yo he marchado siempre al ritmo que me marca mi propio tambor… la vida me ha obligado a eso por reducir mi mibilidad… pero tambien porque mi corazón me pide que disfrute cada momento, cada situación en su justo valor… ella no regresará…
    He sufrido con críticas desde que tengo memória, pero he aprendido ( a fuerza de trompicones!!!) que lo mejor es dejar a los otros pasarte y quedarse atrás con una sonrisa cómplice en los lábios, a disfrutar el paisaje!!!
    un abrazo!!!

  2. Hola, Valentina, a mi me tiene un poco agobiada la velocidad de las tecnologias, es decir, de los facebook, los twitter i demás opciones que tenemos de comunicación. Tengo la sensación de que si no participo me estoy quedando atras, peró hay algo dentro de mi que me impide entrar en todo ello, tengo demasiada sensación de control y me da dolor de cabeza. No sé si esto es no querer correr, no creo que lo necesite tanto.

    • Hola Maria,
      No creo que haga falta que cada persona se entere de todo a cada momento. Si es importante, la información volverá aparecer en algún otro formato el que lees y/o uno de tus amigos te lo comentará. Lo mismo pasa con las fiestas y actividades que te podrías “perder” si no estás constantemente conectado. Con que conozcas a gente que sí lo está para que te puedan avisar cuando pasa algo realmente importante, es suficiente.

  3. He llegado a esta página por una publicación argentina, te felicito por los contenidos, creo que ésta es la ética del futuro. Acá hay una canción que dice “El lujo es vulgaridad”, me encanta esa idea. La austeridad puede traer más felicidad que otras cosas. Por otra parte, en mi pais no hay instructor
    del método Grinberg, es esto posible? si hay novedades al respecto, me gustaría conocerlas!
    Un fuerte abrazo!

    • Gracias Rosario! Es verdad, por el momento el método Grinberg está más extendido en Europa y EEUU, pero a lo mejor se extiende. Mientras tanto estoy seguro que existen también ideas parecidas. El reto será descubrirlas. Lo te recomendaría simpelemente probar un montón de cosas y ver lo que combina contiga.

  4. Yo llevo mucho tiempo estando agobiada y cansada, no tengo tiempo para mí. Cuando tengo que planear cosas son todo estudiar y hacer cosas frenéticamente porque cuando me doy cuenta ya no da tiempo. Tengo obstáculos exteriores, hay gente que me lo hace imposible y aún más escribir y un montón de cosas más. No descanso y espero que dentro de no-sé-cuántos-años pueda tener alguna vez vacaciones.

    • ¿Y si dentro de estos no-se-cuántos-años tienes un ataque de corazón? No será más interesante disfrutar ahora? Quizás te ayuda a detenerte un momento y re-evaluar las prioridades. Muchas veces lo urgente nos ciega y después aumenta el estrés porque lo importante tampoco puede esperar. Y centrada trabajarás mucho mejor. Búscate alguien que te pueda ayudar, aunque sea una hora a la semana, a centrarte y utilizar tu fuerza con más conciencia. Porque eres una mujer fuerte, sino no poderías aguantar el ritmo que llevas ahora. Solo se trata de ayudarte a redireccionar esta habilidad. Un coach, un practicante Grinberg, o hasta una maestra de Yoga pueden ser un buen comienzo. Anímate!

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close