inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Dieta de consumo: No compres nada nuevo en octubre

Buy nothing new monthDesde Australia me ha llegado información sobre otro reto para darle un respiro a tus hábitos de consumo: los participantes se comprometen a no comprar nada nuevo durante el mes de Octubre. A diferencia del Proyecto 333, este reto se refiere a todas las compras (excluyendo comida y artículos de higiene). Resístete a la ropa de la nueva temporada, pasa del iPhone 5, visita la biblioteca en vez del Fnac, pon tu deseo actual en la lista de espera de los 30 días y no compres nada en octubre.

Ganarás tiempo (que en caso contrario pasarías en las tiendas), gastarás menos dinero y tendrás un tema espléndido de conversa en aquellas fiestas y encuentros con gente al azar. Pero sobre todo aprenderás a valorar lo que ya tienes y a contemplar con paciencia todo lo que la mercadotécnica quiere venderte en este mismo momento. Pararse un instante para …?

Además el proyecto sí contempla que actualices tu armario o renueves la decoración de la casa. Se trata de no comprar nada nuevo. Pero sí puedes comprar, intercambiar, renovar objetos que ya han sido apreciados por alguien en el pasado . Explora las tiendas de segunda mano de tu ciudad, infórmate sobre mercadillos en colegios y centros deportivos. Organiza un intercambio de ropa con tus amigas. Tiñe tu tejanos desgastados de otro color. Pinta el mueble del comedor de blanco. En general: sé creativo con lo que tienes a tu alcance.

Aquí os pongo algunas experiencias de personas que participaron en 2010:

  • Conseguí unos vaqueros de primera marca en un mercadillo por 5$. Con el resto me fui a cenar con un amigo.
  • Antes de este mes, era compradora compulsiva. Después de practicar con paciencia durante un mes me he dado cuenta de que no necesito todas las cosas aquí y ahora. Vale la pena planificar un poco.
  • Ya no compro por comprar. Sólo compro lo que necesito, no porque estoy aburrida.
  • Ahorré muchísimo dinero. Como no tenía sentido ir de tiendas, dediqué el tiempo a otras cosas. Y ya no hago compras como si se tratara de un hobby.
  • He aprendido a mirar el contenido de mi armario con otros ojos. He combinado prendas de forma diferentes, trabajando con lo que tenía en vez de renovarlo todo cada dos meses.
  • Lo empezamos el año pasado y no hemos parado. Se ha vuelto una forma de vida. Intercambiamos, compartimos y gastamos nuestro dinero de forma muy diferente.

No se trata de sufrir, sino de frenar un poco en la carrera del día a día para tomar conciencia de en qué empleas tu tiempo y tu dinero. Y como no es lo mismo contarlo que vivirlo, la mejor opción es probarlo durante un mes y ver lo que pasa. Quizás solo signifique que durante un mes gastes algo menos, pero quizás te des cuenta de que tu felicidad no depende de la frecuencia con la que sacas la tarjeta de crédito.

¿Te apuntas al reto de pasar 31 días en ayunas consumistas para probar una vida con menos cosas?

29 respuestas a Dieta de consumo: No compres nada nuevo en octubre

  1. ¡Qué reto tan difícil! Cuando lo leía me ha parecido sencillo, pero me he imaginado haciéndolo y creo que no me veo capaz…

    Así que esta vez creo que este nuevo reto que planteas es demasiado para mi. Básicamente porque tengo que comprar tela metálica y maderas para un nuevo gallinero que tengo a medias, material para la escuela de Nael, leña para el invierno, un libro que tengo pendiente sobre permacultura y encima mi pareja necesita ropa para la lluvia. Por mi parte, desde el reto del proyecto 333, no suelo comprar ropa a menos que la necesite -y creo que desde entonces solo he comprado unos pantalones para la lluvia.

    ¡Estaré ansioso por leer tus progresos, ya nos contarás cómo lo llevas!

    • Hola Sergi, es muy curioso, parece que Octubre es “el mes de los gastos”. Pero recuerda que solo se trata de no comprar nada nuevo. Seguro que algunas de las cosas también las encuentras “per-loved” (per-amado?), o sea de segunda mano o a través de intercambio. Sobre todo la leña imagino que la encontrarás en algún círculo de trueque. Y si no: qué tal Noviembre sin comprar nada nuevo?

  2. Pero qué buen reto! Claro que me apunto! Y es una pena que no hayamos sabido de esto antes, si no ya estaría con todos mis contactos.

    Está muy, pero muy interesante. Gracias, Vale. Lo voy a hacer público por donde pueda.

    • Gracias chocobuda! A mi también me llegó bastante tarde… pero vamos. Un mes sin nada nuevo se puede hacer en cualquier mes. Y me gusta mucho la idea del nada nuevo. O sea, puedes comprar de segunda mano, intercambiar, hacerlo tu mismo… cientos de opciones.

  3. Intentaré recordarlo y no comprar nada nuevo durante este mes, pero de entrada, necesito un poquito de ayuda: ¿Alguien sabe donde puedo descargar libros de lectura escolares?, vereis, de entrada he de comprar 2 novelas que mis hijos necesitaran trabajar en el instituto durante 3 meses y el pedirlos en la biblioteca no me aseguran que tendré disponibilidad de ellos durante todo el periodo que necesito. Gracias.

    • Yo también me apunto al reto.. soy seguidor de este blog, así como el del chocobuda. Os conocía a través del artículo de la wikipedia sobre minimalismo y no he dejado de leeros desde hace seis u ocho meses. Hasta he comprado el libro de Valentina. Muy bueno.

      sobre lo que comenta Marina, no creo que comprar libros a nuestros hijos sea “saltarse” el proyecto… una cosa es comprar por consumo y otra comprar por necesidad. Una cosa es comprarle el último videojuego a nuestro nene y otra comprar libros para el colegio.

      yo personalmente voy a seguir el reto. Es más. Me he ajustado un presupuesto de 200€ para octubre. Voy a pasar todo el mes de octubre viviendo solo con 200€ de cash para mi gasto doméstico. Lo cual incluye no comprar nada nuevo, excepto comida claro…

      pues mi pareja estará de viaje todo el mes de octubre, así que como yo estaré de “Rodríguez” pues voy a aprovechar vuestro reto para darme ánimos en el día a día.

      eso sí, mi opción personal minimalista solo me la aplico a mí mismo, mi pareja y sus hijos están out de mi proyecto… a ellos que no les falte de ná… que no que no.. que no les falte de ná… (canción popular andaluza…)

      • Muchísimas gracias por esta aportación, David. Y por añadirle otra idea al reto. Estoy segura que de esta forma le das un ejemplo muy bueno a tus hijos (e inspiración a tu pareja), porque las acciones valen más que las palabras. No te olvides de contarnos como te ha ido 🙂

    • Quizás puedes preguntar en la escuela qué curso ha trabajado con estos libros en el pasado. Imagino que los anteriores estudiantes todavía tienen los libros (y no los querrán volver a leer). También puedes organizar con toda la escuela un fin de semana de mercadillo de material escolar. Todo el mundo puede traer los libros de los cursos anteriores (eso sí, si todavía sirven) para ver si se pueden reaprovechar.

      • Gracias, Valentina, propondré para el curso que viene, ahora ya es tarde, la posibilidad de dejar las novelas de lectura obligada para que otros/otras las puedan aprovechar. De hecho ya lo hacemos con los libros de texto de cada asignatura.

  4. mmm me lo pienso para mí misma 🙂 lo veo factible Pero me temo que es el inicio del curso escolar y el cambio de tiempo ¡a mis hijos no les vale la ropa del año pasado! No obstante intentaré dejarlo en un mínimo Bueno me apunto el reto y veo qué puedo hacer 🙂

    • No te olvides de recorrer mercadillos, preguntar entres los amigos etc. SI no tienes contactos que están acostumbrados a compartir, te recomiendo la web de trueque para niños, 5Lobitos (aunque quizás es para más peques). Si buscas en google por tu ciudad y las palabras “trueque de ropa” o algo así imagino que encontrarás más páginas que ofrecen ideas. Y con algo de paciencia se pueden encontrar buenas cosas. .

    • Ánimo! Estoy segura que lo consigues. Y por sí acaso puedes poner un recordatorio en tu billetera que reza “Cada Euro es un voto!” Así no lo puedes olvidar.

  5. me gusta pero me va a llevar a la ruina! y las cosas hechas con material reciclado? tendre que vender algo para sobrevivir!

    • Jajaja, lo siente etiKeta. Pero para que lo puedas aprovechar para tu tienda: qué tal ofrecer a los clientes la opción de re-vender las cosas que compraron en el pasado en tu tienda? Lo he visto una vez en una tienda y me pareció una idea genial. En la parte atrás tenían una mesa dónde podías dejar las cosas antiguas por mitad del precio original. Si se vendían la tienda se quedaba con 20% y el cliente con 80%. Así las prendas se reincorporan en la circulación, los clientes tienen oportunidad de conseguir prendas de colecciones anteriores y además aumentaba el flujo de clientes. Porque al final todos llevaban algo más. A lo mejor algo se te ocurre en esta linea!

  6. Si alguien quiere saber de las experiencias de una estadounidense que accepta el reto para todo un año recomiendo el libro “Not Buying It: My Year Without Shopping” de Judith Levine. A mí me gustó un montón, también por las refleciones sobre como affecta el sistema acutal a nuestra sociedad.

    Ya que el libro se publicó en el 2007 supongo que sea facíl de comprar de segunda mano…

  7. Pues yo iba muy bien pero, de repente, se me murió el móvil y no tuve más remedio que reemplazarlo (no tengo, prácticamente, otro medio de comunicación), pero lo que hice fue pasarme de tarjeta a contrato, con una tarifa equivalente a lo que solía recargar mensualmente y el móvil me ha salido gratis. El viejo lo he llevado a un punto limpio.

    Eso sí, para este mes, ya no hay más compras. 🙂

  8. Esta siendo duro, quedan tres días y pico todavía. Cosas que me han pasado:
    – He comprado de segunda mano una cámara de fotos, buen trato, una sorpresa y un buen material para hacer fotos. Encantado.
    – Ir a un centro comercial, (la fnac), recorrelo de arriba abajo, y no comprar nada, nada era necesario (miré cámaras de fotos, pero cogí una de segunda..). Hay un montón de cosas, pero que necesites, no tantas, pero hay que resistirse.
    – Ir a un supermercado, y comprar solo la comida, también hay que resistirse antes las múltiples ofertas (ofertas, que por otra parte, son de cosas que ni te plantearías comprar).

    En fin, contento de la experiencia. Requiere mucho autocontrol.

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close