inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

¿Por qué estás decepcionada?

Qué es lo que te decepciona? Por qué?

Un lector comentó que no ha vuelto a estudiar, porque muchas veces los cursos ofrecidos son decepcionantes. Con la cantidad de cursos, no dudo de que haya cursos que no cumplen lo que prometen. Y no solo en internet, cualquier centro de formación, cualquier universidad ofrece cursos decepcionantes para ti.

Un curso es decepcionante cuando no se ajusta a lo que tu necesitas: cuándo es demasiado básico o demasiado avanzado, cuando el temario no te interesa o no te sirve, cuando la profesora no conecta contigo o los materiales del curso no toman en cuenta tu estilo personal de aprendizaje (visual, auditivo, mediante lectura, kinestésico – si te interesan los detalles, mírate este documento).

Decir que estás decepcionada con la mayoría de los cursos es como decir que la mayoría de las prendas de una tienda te quedan mal. Es lógico: tienes que escoger la talla y el color que te quedan bien a tí.

Define lo que es importante para ti

La decepción es el resultado que algo no se ajusta a tus exigencias. Esperabas algo diferente de lo que conseguiste. Si esto te pasa muy a menudo, un buen ejercicio es dejar claro para ti misma qué es lo que buscas exactamente. Si puedes definir lo que necesitas, es mucho más fácil encontrar la solución para ti.

Si quieres aprender algo nuevo y hacer un curso, define exactamente lo que quieres aprender, cuánto tiempo quieres invertir, que tipo de reconocimiento buscas. Y cuándo lo hayas definido, infórmate sobre currículos y opciones para tomar una decisión consciente.

Si quieres conocer gente nueva, define el tipo de persona que quieres añadir a tu vida, que quieres compartir con ellos y que tipo de actividad te apetece. Y cuándo lo sepas, busca lugares dónde puedes encontrar este tipo de personas para aumentar las posibilidades de éxito.

Si quieres cambiar de carrera, define lo que quieres hacer diferente, que habilidades quieres potenciar, que tipo de empresa te interesa. Si sabes exactamente lo que buscar y lo que tu puedes ofrecer, te será más fácil encontrar el lugar en el que encajas.

¿Y si no lo sabes? Cuestiónate a ti misma.

El problema es que muchas veces no sabes que es lo que quieres. Es fácil detectar cuando las cosas no han salido como tú querías. Es aún más fácil culpar al mundo por lo que no te acaba de gustar. El reto verdadero está en empezar a entenderte a ti misma.

¿Qué exactamente es lo que no te acaba de gustar? ¿Qué es lo que te molesta? ¿Qué haría falta para que se ajuste a tus expectativas?

Y de repente has descubierto qué es lo que necesitas.
A por ello.

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close