inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

¿Y si tu príncipe azul no te puede dar todo?

En tu búsqueda, o espera del amor de tu vida, de tu príncipe azul (o princesa encantada), de tu media naranja, del la persona que te completará, de aquella persona que cumple a la perfección todo lo que necesitas para ser feliz: ¿alguna vez te has preguntado qué exactamente incluye este “todo”? ¿Qué esperas de una pareja? ¿Qué exiges? ¿Y qué partes de una relación no son tan importante para ti?

Una única persona no puede cumplirlo todo

De adolescente tenía una lista con todas aquellas cosas que que soñaba que tuviera mi futura pareja – ordenada por prioridades. Yo no era perfecta, así que acepté el hecho de que tal vez tuviera que aceptar la no-perfección de una posible pareja. Con que la persona cumpliera con los requisitos más importantes, el resto era un extra.

Recordando esta lista me parece muy interesante que mis prioridades se centraban alrededor de actividades y valores compartidos. No aparecía el físico, no siquiera el sexo, y sí detalles como no-fumador(a) o que hablé español o portugués y que le gustara viajar. Para todo lo demás yo ya tenía mis amigas. No estaba buscando el príncipe azul que pudiera acompañar cada instante de mi día a día. Quería alguien para ver una peli en una tarde de domingo lluviosa.

Distribuyendo la carga de la relación única

Hace poco terminé el libro A Little Life: A Novel de Hanya Yanagihara (aún no hay traducción) que narra la vida de cuatro neoyorquinos desde la universidad hasta la final de sus vidas. Es un libro épico que le da mucha perspectiva a la vida. Entre muchas cosas aprendí que a los 35 años aún tengo mucha vida por delante y no hace falta correr tanto, siempre que tenga claro mis prioridades.

Y estas prioridades también se refieren a la pareja.

Uno de los protagonistas se casa con una chica guapa y dulce, pero poco intelectual y sin aptitud por el deporte. Su razonamiento me parece super interesante: él quería formar una familia y buscaba en su pareja las cualidades necesarias para tener hijos y avanzas su carrera. Para ello era más importante que fuera buena anfitriona y una madre entregada. Para las discusiones intelectuales y las quedadas para ver futbol ya tenía sus amigos. Y los fines de semana de pesca se disfrutan mejor a solas sin tener que buscar canguro.

Exigir a una sola persona que cubre todas las necesidades es injusto. Al igual que es injusto si te exiges a ti mismo cubrir todas las necesidades de tu pareja. Dos personas pueden estar juntos y seguir con sus personalidades y preferencias distintas. De hecho, es la única form en permanecer juntos.

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close