inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Nadie me regala flores nunca

Me encanta recibir flores. Y casi siempre tengo un ramo de flores frescas en mi mesa. Me hacen sonreír cada vez que las veo. La reacción de amigas y visitas es casi siempre la misma: “¡Qué bonitas! ¿Quién te las ha regalado? A mi nunca me regalan flores.” Si la pareja está presente, esta frase se ve acompañada de una mirada fulminante en dirección a la pareja en cuestión.

Resulta que me las regalo a mi misma, independiente del hecho de tener o no tener pareja.

Flores para mi, porque yo lo valgo

El ramo de flores trae algo de naturaleza a mi casa de ciudad. Me encanta observar como cambian las flores con las estaciones. Y me hace bien ver esta muestra de cariño hacia mi misma. Lo que empezó como un experimento se ha vuelto un hábito que va mucho más allá del ramo de flores.

Aproximadamente cada diez días visito mi florista favorita y le doy carta blanca para hacerme un ramo con las flores de la temporada. No tengo preferencia en cuanto a las flores ni a su forma. Con que quepa en mi florero alto, la florista puede dar rienda suelta a su imaginación. Dependiendo del día, el ramo es más o menos elaborado, pero siempre está hecho especialmente para mi.

Felicidad floral para toda la semana – sin presión

Con el ramo en los brazos emprendo mi camino a casa. Mirar las flores me da una felicidad enorme y no puedo evitar sonreír. Las personas que me pasan por la calle me devuelven la sonrisa. Una señora comenta que tengo suerte de que alguien me ame tanto como para regalarme estas flores. Le sonrío, sin decir que he sido yo que cuido de mi misma. Me gusta repartir ilusión.

Y ahora entiendo la desesperación de los novios que reciben la mirada fulminante de sus parejas al ver mis flores. De repente un acto de amor se marchita bajo las expectativas de la pareja: las flores se han convertido en una amenaza. El peso de ser responsable de la felicidad de otra persona puede destrozar relaciones. ¿Cómo salir de este dilema?

¿Flores en la lista de la compra?

Recuerdo que durante muchos años mi madre recriminaba que mi padre nunca le traía flores. En contadas ocasiones mi padre se defendió, enumerando otras muestras de amor. Regalar flores le parecía tan inútil que siempre se olvidaba, hasta que venía otro reclamo por parte de mi madre. Parecía una situación sin solución. Hasta que mi madre cambió de estrategia y puso las flores en la lista de la compra.

Mi padre ya no se olvida de traer flores. A mi madre le encanta que él haya escogido el ramo, además de tener la sorpresa de no saber qué día será. Ya no hay acusaciones silenciosas ni discusiones sobre cuál es la forma correcta de demostrar el amor.

¿A quién le responsabilizas de tu felicidad?

5 respuestas a Nadie me regala flores nunca

    • Es lo que pensaba hacer hoy mismo, regalarme flores, es un poco frustrante esperar todo el año a ver si a mi marido se le acurre regalarme flores.
      Y para hacerse feliz una misma no se necesita de nadie, yo me quiero y me hago feliz. Esas historias del “príncipe azul” que llega a casa con un ramo de flores, si, en la imaginación y los cuentos.

  1. Valentina, ¿y qué tal unas macetas cultivadas por ti? Yo estoy intentándolo por primera vez y no imaginas lo satisfactorio que me está resultando. Sembré varias cosas hace una semana, y ya las plantitas tienen varios centímetros. Me muero de la ilusión pensando en que pronto estará todo lleno de flores gracias a mi trabajo y cariño… (por si te interesa, he puesto alguna foto en mi blog).

    Un saludo…

  2. Mi madre siempre compra flores o plantas verdes cuando va al mercado a por fruta, verdura, pescado y carne fresca… Dice que le gusta llegar a casa y sentir que todo lo que tiene es fresquito y recién salido del campo (o del mar).
    Yo, a mis 26 años, todavía no me he animado a comprarme un ramo a la semana, ni mucho menos uno al mes… Estoy muy contenta con las fresitas que están creciendo en mi balcón, y los planes de Pimientos de Padrón que están brotando… Lo importante es conectar con la vida de nuestro alrededor.

    Felicidades, Valentina, por otro post de éxito. Eres una inspiración para muchas personas, entre las cuales me incluyo.

    Un abrazo cariñoso,

    Tania

  3. Hola!!!!!!me senti identificada, hago lo mismo que vos! todas las semanas me compro flores y las distribuyo por toda la casa, hasta en el baño me gusta poner algunas!!y si de vez en cuando recibo de mi pareja, buenisimo! a veces le pido, a veces se le ocurre a el, y la mayor parte de las veces me las regalo a mi misma…Como bien decis, esta bueno hacernos responsables de lo que queremos….Saludos desde Argentina!!!!!!!!!!

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close