inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Este año renuncio a un par de cosas…

Hoy renuncio a todo aquello que me hace sentir menos capaz, menos apreciada y menos valorada de lo que merezco.La mayoría de los propósitos de año nuevo añaden algo a tu agenda. Requieren que hagas más, que te esfuerces más. Se supone que este año serás más sana, más activa (haciendo más cosas), más persistente, más preparada, más diligente, más [inserte tu propia exigencia].

El problema es el siguiente: si quieres irte a dormir más temprano, pasar más tiempo con tus hijos, hacer más deporte, leer más libros, cocinar más, y volver a estudiar, tendrás que renunciar a algo. Es cuestión de matemáticas. Lo puedes tener todo, siempre que quepa dentro de 24 horas.

Si estás suscrito a mi boletín has visto mi mapa de ideas para este año. Y para no perder el equilibrio también he hecho una lista de cosas que dejaré de hacer. Inspirado por Shakira, renunciaré a lo siguiente:

  • Renuncio a los chocolates a media noche.
  • Renuncio a las listas de tareas interminables – si alguna tarea entra otra tiene que salir.
  • Renuncio a Twitter y Facebook en el móvil.
  • Renuncio a mirar el móvil mientras voy por la calle.
  • Renuncio a callarme – mis hijos crecerán cantando conmigo.
  • Renuncio al chándal – y volveré a utilizar la ropa bonita que tengo.
  • Renuncio a pedir permiso por vivir mi verdad.
  • Renuncio a pedir perdón por ser como soy.
  • Renuncio al miedo de hablar con desconocidos.
  • Renuncio a sentirme intimidada por tener que llamar por teléfono.
  • Renuncio a ser la madre y esposa perfecta.
  • Renuncio al qué-dirán.
  • Renuncio a esconderme detrás de una máscara porque es más cómodo.
  • Renuncio a terminar los libros que no me gustan.

Renuncio a todas estas pequeñas concesiones que parecen una buena idea en el momento, y que a la larga me quitan la energía. Quiero recuperar la consciencia plena de aquellas cosas que me hacen sentir en paz conmigo misma – sin culpabilidad ni rencor ajeno.

Qué hay en tu vida que te hace sentir agobiada al punto de decir “¡así no!”. ¿Qué piensas hacer al respeto?

Sorry, comments are closed for this post.

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close