inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

El secreto para cambiar quien eres

¡Que tengas la audacia de seguir experimentando!

“Necesito el caos para ser creativa.“ – “Debería hacer más deporte.“ – “Antes de las 9 no soy persona.“ – “Lo de las finanzas no me va.” Con una frase has convertido un hábito o un comportamiento en parte de tu personalidad. No conseguirás cambiarlo, porque cualquier intento iría en contra de lo que eres. Si estás harta de tus propias excusas, tengo un par de ideas para ti.

Dime cómo eres… y lo serás

Las cosas que dices sobre ti misma son una especie de profecía auto-cumplida. Funciona en lo bueno como en lo malo. Si te describes como un desastre en la cocina, probablemente se te quema hasta la pasta. Si estás convencida de que “no eres de números”, calcular los 10% para la propina se convierte en un reto. Y si das por hecho de que “no tienes estilo”, tu armario probablemente está llena de cosas que no te favorecen. Y no me sorprende si esto ha sido tu realidad hace años.

¿Qué pasaría si tuvieras que entrar en un programa de protección de testigos y tu nuevo personaje es una persona puntual y organizada? ¿Qué serías capaz de hacer?

Excusas interiorizadas para quedar estancada

Sinceramente, creo que te estás escondiendo detrás de muchas de estas descripciones. Es más fácil decir “yo soy así” o “algún día cambiaré alguna cosa” y dejar que todo sigue igual. Son excusas, excusas para no cambiar nada.

  • “No puedo hacer nuevos amigos, porque soy demasiado tímida.”
  • “No puedo leer más, porque estoy demasiado estresada / no tengo tiempo.”
  • “Soy una típica virgo, por eso no puedo relajarme.”
  • “Ya lo he intentado, pero no tengo la fuerza de voluntad para [un sueño tuyo].”

A corto plazo, estas excusas son geniales para quedarte dentro de tu zona de confort. A largo plazo te convierten en una persona amargada y sin fé en si misma.

Cambia la forma en la que hablas de ti misma

Para realizar cualquier cambio hace falta que tengas un sistema que te apoye cuando te falle la fuerza de voluntad. No te fíes de que no vas a coger una galleta, guárdalas fuera de tu alcanze. Para crear un sistema, primero toca repasar los límites que te has autoimpuestos – para darles otro enfoque.

En vez de agarrarte a la descripción inequívoca de tu ser, busca cómo demuestras esta forma de ser en tu día a día. Cómo vives lo de “ser tímida” o el hecho de que “seas [tu signo zodíaco]”?

Imagina que “ser tímida” para ti significa que nunca sales de fiesta y odias hablar por teléfono. Pues elimina estas dos actividades de tu lista de tareas y busca alternativas que te permiten conocer gente de otra forma. Apúntate al postcrossing o date de alta en una red de contactos. Participa en una caminata solidaria por una causa que te interesa o aprende un baile típico en el centro cultural del pueblo.

Si consigues detectar los comportamientos que te hacen pensar que eres “así”, podrás encontrar las alternativas.

Así que mi deseo para ti es este: ¡Que tengas la audacia de seguir experimentando!

Deja un comentario

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close