inspiración, herramientas, ideas y reflexiones

Visualización negativa: ¿Qué sería lo peor que puede pasar?

[Hace una semana presenté aquí el libro “Guía para una vida plena. El arte de la alegría estóica”. El estoicismo romano tiene algunas herramientas interesantes que también sirven para el día a día (no solamente) minimalista, así que iré presentándolas aquí durante las próximas semanas. La primera herramienta es la visualización negativa y consciente.]

Grafiti: deja volar tus sueños, miedos e imaginaciónGeneralmente cuando pensamos en las cosas negativas que pueden pasar lo hacemos para evitarlas. Mientras en muchos casos es posible reducir el riesgo con una buena planificación, hay circunstancias que están fuera de nuestro control. La enfermedad grave de un familiar o amigo, un accidente a la vuelta del trabajo con consecuencias duraderas, un incendio que destruye tu casa… Son cosas que nadie desea, pero que tampoco se pueden prevenir.

¿Entonces para qué sirve contemplar la posibilidad de que lleguen a suceder? ¿De qué sirve imaginar con detalle lo malo que te puede pasar si no puedes hacer nada al respecto?

La adaptación hedonista: dar por hecho lo que tienes

Existe un concepto psicológico muy interesante, que explica por qué el consumo es tan popular hoy en día. Se debe a la adaptación hedonista, la inmensa capacidad del ser humano de acostumbrarse rápidamente a cualquier cambio, incluyendo la pérdida del interés en un logro tan pronto lo haya alcanzado, o el aburrimiento hacia un producto de consumo tan pronto ha llegado al hogar. La adaptación hedonista tiene su aspecto positivo cuando ayuda de enfrentarnos situaciones fuera de lo común en nuestras vidas. El problema es que hace difícil de apreciar lo que ya tenemos, porque hace que nos acostumbramos a ello. Para sentirte realizado y felíz es necesario conseguir un aumento de salario, comprar una casa más grande, un coche más potente, otras tres camisetas de rebajas, etc… Cada vez pensando que ahora sí vas a ser feliz por lo menos hasta que te hayas acostumbrado de nuevo.
Si la adaptación hedonista nos inculca dar por hecho nuestra salud, nuestros bienes, nuestros amigos y nuestra familia, entonces la visualización negativa es el antídoto para recordar su importancia en nuestras vidas.

Visualización negativa: apreciar lo que tienes

Imaginar lo negativo puede ayudar a enfrentar una situación por si esta llegara a materializarse. Si en tu familia hay antecedentes de alguna enfermedad, vale la pena imaginar de vez en cuando cómo sería tu vida si estuvieras luchando contra ese problema. Te ayudará a sentir más empatía con aquel familiar que lo padece, y si algún día te pasa lo mismo, ya no será tan terrible como si nunca te lo hubieras planteado.

Además, y esta para mi es la razón más importante, es una práctica psicológica muy potente para no caer en la adaptación hedonista. Contemplando el hecho de que un día podrás perder tus bienes, los aprovecharás más. Imaginando que tu pareja se morirá antes que tu, te recordará por qué estás con él o ella y de disfrutar el tiempo que tenéis juntos. Pensar en que tu salud no siempre será tan buena, te dará la motivación de aprovechar de tu cuerpo y de cuidarlo bien.

En cuanto al trato con las personas y a las experiencias, puedes imaginar como si fuera la última vez que las realizas. ¿Cómo tratarías a tu vecina si esta fuera la última vez que la ves por la calle? ¿ No la saludarías con cariño? ¿Cómo te relacionarías con tu pareja, si este fuera el último día que podéis compartir? ¿No le tratarías con más delicadeza de lo que sueles hacerlo? Somos jóvenes, estas palabras pueden sonarte muy radicales, pero te aseguro que habrá una última vez y tampoco lo sabrás.

Ojo: Eso no significa que tengas que pasarte las horas con pesadillas sobre las catástrofes que pueden (o no) avecinarse. Se trata de un ejercicio que puedes incorporar en tu rutina semanal para recordar la suerte que tienes por todo lo que tienes.

Lo que un(a) minimalista puede aprender de los estóicos

Muchos retos y ejercicios minimalistas empiezan con una experiencia de reducir sus pertenencias. La idea es evaluar todo lo que tienes y decidir si te añade valor a tu vida o si lo tienes porque estaba de oferta/fue un regalo/no te acuerdas. La idea es que te quedes solamente con aquellas cosas que aportan algo en tu vida. Tener menos cosas es menos estresante, porque también implica menos mantenimiento. Resulta que muchos minimalistas después de reducir las pertenencias a 100 cosas, van por los 75, por los 50. Quizás esto también sea una forma de adaptación hedonista. Cuando has llegado a las 100 cosas, eso ya no te basta y buscas otro reto.

La próxima vez cuando sientes que alguna cosa ya no te gusta tanto, imagina que ya no lo tienes. Cuando pierdes la paciencia con tu tía, o te quejas que tu pareja no te trae flores, imagina que nunca más le verás. Te aseguro que enfrentarás el próximo encuentro con más ganas y menos impaciencia.

¿Cuál ha sido tu experiencia con la adaptación hedonista?

Inspirado en capítulo 4, “A Guide to the Good Life: The Ancient Art of Stoic Joy”, Irvine (2009).


Foto: gaelx / flickr


Si te ha gustado esta entrada, también te interesará:
El minimalismo tiene historia: el arte de la alegría estoica
El minimalismo no es una religión, es un camino

13 respuestas a Visualización negativa: ¿Qué sería lo peor que puede pasar?

  1. Muy bueno. Harris también habla de ello en las 4 horas. Cuando visualizamos lo peor, a menudo pasa como cuando monetizamos los sueños, ¡tampoco es tan terrible!
    También tiene que ver con la toma adelantada de decisiones de la que hablé en sabiavida. ¿Qué pasará si digo que no? ¿Será tan terrible? ¿Puedo sobrevivir con las consecuencias?

    Un saludo.

  2. Buenísimo!
    Enfocarnos y dar lo mejor en cada acto, porque nadie sabe el día ni la hora de su fin en este mundo.

    Es una visión muy cristiana también, soy catequista y les cuento a los niños parábolas sobre esto, vivir cada día como si fuera el último, con la mejor de las intenciones y con la máxima acción.

    Ahí la clave, saber que se quiere, ver los posibles y escenarios, planear, ejecutar, enfocarse con gozo en cada parte del proceso.

    Feliz fin de semana Vale.
    Este fin, cuando me falte la paciencia con mi pareja, recordaré tu post y las razones que nos mantienen juntos. 😀

    ESTELAVV

  3. Hola Valentina,

    Creo que justamente tenemos que aprender a desarrollar la empatía, este sentimiento nos permite encontrar una razón que nos hace entender a los demás y valorar justamente lo que tenemos.

    Como te mencioné en Twitter, creo que el aspecto filosófico de las cosas es una forma para que hoy en día podamos entender y justificar mucha parte del conocimiento, debemos valorar los estudios que se hicieron durante muchos siglos, sin Internet, sin distracciones más enfocados en la contemplación y el análisis.

    Por estos mismos ideales, es por lo que admiro a las personas que viven diciendo que disfrutan cada día como si fuera el último de sus días; algo digno de incorporarse.

    Excelente artículo.

    Saludos,

    Omar Carreño

  4. Hola Val,

    me recuerda al comienzo del libro “los siete habitos…”
    empieza con un ejercicio de imaginar que estamos contemplando nuestro funeral, y qué nos gustaría que dijeran las personas de nuestra vida sobre nosotros. muy util para aclarar nuestras prioridades.

    saludazos

  5. Guau, bravo por el artículo.

    Yo creo que a veces también es positivo no sólo “imaginarse” situaciones peores, si no “empujarte” hacia ellas. Cuando sales de tu vida diaria (en un viaje o una ruta de montaña de varios días) te haces más consciente de cosas que das por hecho y puedes darte cuenta de cuánto las necesitas.

    • Lo que sería lo que llaman de “salir de la zona de conforto” (traducción muy literaria?). Es un excelente ejercicio. Y no hace ni falta viajar. Tocar la puerta del vecino para presentarte muchas veces ya es todo un reto. Y qué es lo peor que puede pasar? 🙂

  6. Muy bueno,

    Yo no podría estar más de acuerdo. Me recuerda al libro del Hagakure que habla de la vida y la muerte, y que resume que es bueno pensar en la muerte de uno mismo todos lo días. Sin duda tu artículo hace reflexionar. Good Job! 😉

  7. Me ha encantado este artículo, a pesar de que tiene ¡más de dos años! Pero yo justo lo he descubierto hoy.

    Es un hecho que pronto nos acostumbramos a lo bueno y a lo malo, y como bien dices, esto tiene consecuencias positivas y negativas.

    Creo que a los seres humanos nos falta mucho entrenamiento psicológico y filosófico, espero que algún día estas enseñanzas se puedan llevar a las escuelas y creemos una sociedad más consciente y sobre todo, más feliz (que es al final de lo que se trata ¿no?)

    Saludos cordiales.

  8. Hola

    Muy buenos días

    la experiencia que yo tengo como terapeuta me ha mostrado que cuando las personas piensan en cosas negativas, en el peor de los escenarios lo hacen en un intento de

    • controlar la situación
    • Sopesar todas las alternativas ( Negativas) posibles.

    Pero… lo que en la mayoría de los casos consiguen es tener sentimientos de angustia, estrés y ansiedad.

    ¿Por qué ?

    Por varias razones

    • El panorama es negro, negativo y sombrío, no les permite valorar lo que tienen sino lo que no tienen.
    • Por que están enfocados en lo que no quieren.
    • Por que a todo pensamiento corresponde un sentimiento. Esto quiere decir que si los pensamientos son negros y negativos los sentimientos que estos pensamientos ocasionan son preocupación, estrés, tensión, ansiedad, agobio, e incluso sufrimiento.
    • Si lo tan temido no ocurre se habrá sufrido en vano.

      Si lo tan temido ocurre, se habrá sufrido por duplicado: antes de que pase y cuando pasa.

      Pienso que los pensamientos negativos, al igual que el estrés, la ansiedad, el agobio, al tensión y demás sentimientos relacionados, hay que aprender a manejarlos.

      Diana Ohana
      Terapeuta online.

Menos cosas, menos estrés y menos caos: ¡Subscríbete a las Inquietudes Minimalistas y descubre una nueva forma de vivir!

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close